17 de julio de 2012
17.07.2012
La Nueva España
Carreño

Las alegaciones de Carrió contra los terrenos para el realojo vecinal reciben el rechazo municipal

Los técnicos argumentan que el plan urbano «sólo establece alternativas», no predetermina la opción elegida

17.07.2012 | 02:00
Parte de los terrenos a los que se pretende llevar a los vecinos de Carrió.

Carrió (Carreño),


Braulio FERNÁNDEZ


La Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Carreño desestimó ayer las alegaciones presentadas por los vecinos de Carrió a la alternativa propuesta para su realojo en el Plan General de Ordenación (PGO). Y es que el nuevo PGO de Carreño dibuja una parcela de 11.000 metros cuadrados situada junto al barrio de Caicorrida, en Albandi, para que los vecinos de Carrió que lo deseen puedan mudarse fuera de la zona más industrializada del concejo. Las alegaciones subrayaban que el nuevo área reservado para ese realojo se encuentra a poco más de cien metros del lugar donde se encuentran sus viviendas, en los barrios de Otero o Bandín, lo que no les libra de la contaminación.


«El nuevo espacio es poco adecuado, sometido a una contaminación peor, ubicado entre dos carreteras, expuesto al viento del Nordeste que arrastra polvos y humos de la zona industrial», señala una de las alegaciones presentadas respecto al área dibujado para el realojo en el nuevo PGO. No es la única protesta. También se manifiesta disconformidad porque haya «un cambio de régimen de una vivienda libre a otra protegida». Hay, en fin, quien reclama que incluyan su vivienda dentro del plan de actuación para cambio de calificación a industrial, ya que algunas viviendas se quedan fuera y podrían quedar aisladas, de nuevo, entre más industria.


«Existe un compromiso para mejorar la calidad de vida de unos ciudadanos especialmente afectados por la contaminación y la situación afecta a todos los vecinos de la zona y no sólo a un parte», reclaman los vecinos respecto a la diferente calificación por áreas en Carrió. Pero todas hacen mención a la parcela planteada para el realojo, y así se insiste en que «la parcela prevista para el realojo se sigue situando en el radio de acción de la contaminación».


La respuesta del Ayuntamiento, a través de un informe de los técnicos, no ha podido ser más lacónica. «El PGO no predetermina la ubicación de dicho realojo, sino que establece varias alternativas para poder satisfacer el derecho de los propietarios en su momento», resume el texto de respuesta a las alegaciones aprobado ayer. De hecho, se plantea en el nuevo planeamiento urbano otra alternativa para el realojo, también como vivienda protegida, pero esta vez en Candás.


A la Comisión de Urbanismo municipal aún le resta contestar a las alegaciones presentadas por los vecinos de Perlora. Esta parroquia, así como Carrió, han merecido un nuevo plazo de exposición pública del documento según el Principado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook