27 de marzo de 2013
27.03.2013

La retirada de un argayo permitirá reabrir la Senda del Oso en Semana Santa

Los operarios comenzaron ayer a quitar la tierra en Caranga, en la ruta a Quirós

27.03.2013 | 00:00
Operarios de una subcontrata del Principado de Asturias retiran el argayo de la Senda del Oso que impide el paso hacia Quirós.

Caranga de Abajo (Proaza),


S. ARIAS


El enorme argayo que tapona la Senda del Oso a la altura de Caranga de Abajo, en Proaza, en la ruta hacia Quirós, está siendo retirado por operarios de una subcontrata del Principado de Asturias desde la mañana de ayer. La empresa debe terminar los trabajos hoy de cara al puente festivo de Semana Santa, que atrae a cientos de turistas y visitantes a los Valles del Oso, tal y como reclamaban los hosteleros de la zona. Los operarios trabajaron ayer con una pala excavadora y un remolque para quitar las toneladas de tierra que se acumulan sobre la Senda del Oso y que tenían, al menos, tres metros de altura. Después procederán a la limpieza de la zona y la instalación de vallas protectoras de madera, que cedieron, y varias están rotas a causa del peso del argayo.


La retirada de la tierra está siendo más complicada de lo habitual porque el desprendimiento se encuentra justo en un talud de varios metros de altura sobre la carretera regional que de Teverga y Quirós. Si el trabajo se complica, la calzada deberá ser cortada al tráfico para limpiar la zona con seguridad para los vehículos.


La preocupación entre los hosteleros de la zona ante la cercanía de la Semana Santa aumentó con los días. Según el presidente de la Asociación de Hosteleros y Turismo «Astruproc», Héctor Currás, «se llegó justo a tiempo, cuando llevábamos un mes y medio reclamándolo, y no hicieron caso hasta que el lunes una hostelera fue a la Consejería y lo pusieron en marcha». Currás critica la gestión del presidente de la Mancomunidad Valles del Oso, Juan José Álvarez, y del alcalde de Proaza, Ramón Fernández. «Su preocupación fue débil y lenta», cuando el argayo estaba afectando a los visitantes, que además se quejaban de que no estaba indicado el corte de la senda. «Astruproc» lo señalizó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook