Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los mejores clásicos, en el Prendes

"Tenemos un público muy fiel", dice Alain Fernández, director del cine de Candás, la única sala asturiana que proyecta una vez al mes películas antiguas en versión original con el objetivo de rescatar su historia y acercarla a los más jóvenes

Cartel de "Lo que el viento se llevó", que ha cumplido 75 años.

Cartel de "Lo que el viento se llevó", que ha cumplido 75 años.

Candás, Mónica G. SALAS

Una de las películas más famosas de la historia, "Lo que el viento se llevó", acaba de cumplir nada menos que 75 años. El largometraje, ganador de ocho Oscar y protagonizado por Vivien Leigh y Clark Gable, vuelve a estar de moda en todo el mundo, pero no en Candás, porque lo está todo el año. El Teatro Prendes es la única sala asturiana que proyecta al menos una vez al mes cine clásico en versión original.

Por su pantalla ya han pasado desde 1998 -cuando se puso en marcha el programa "Los ojos del cine" (que son los ojos de Audrey Hepburn, que diseñó el artista candasín Joaquín Viña)- casi un centenar de famosas películas. Algunas de ellas, las de mayor éxito en estos últimos años, fueron: "Una noche de ópera", de los hermanos Marx "Caballero sin espada", de Jean Arthur y James Stewart; "La diligencia", de John Wayne; "El Mago de Oz", de Victor Fleming; y, por supuesto, "Lo que el viento se llevó".

Con todas ellas el teatro candasín viaja al pasado el primer sábado de cada mes (normalmente, a las 20 horas). "El cine tiene historia y en un momento en el que se producen anualmente infinidad de películas, hay espectadores que quieren echar una mirada atrás y recordar los clásicos de su infancia y juventud. Y lo cierto es que tenemos un público muy fiel, que viene a Candás todos los meses", explica Alain Fernández, director del Teatro Prendes y promotor de esta iniciativa. Una iniciativa que no sólo atrae a adultos, sino también a jóvenes. De hecho, el Prendes organiza todos los años ciclos especiales dirigidos a los alumnos de quinto y sexto de primaria de los colegios Poeta Antón y San Félix, así como del departamento de historia del Instituto de Candás.

"El objetivo es que los escolares se formen tanto desde el punto de vista cultural como lingüístico. Un idioma se aprende mejor escuchándolo de forma repetida. Y luego es una gozada por oír las risas de los niños cuando ven una película, por ejemplo, de 'El Gordo y el Flaco' o de los hermanos Marx. Eso quiere decir que les gusta y que lo bueno siempre perdura. Además, es una forma de romper barreras y de que luego lleguen a casa y hablen sobre ello a sus padres y abuelos. De algún modo, el cine clásico une generaciones", asegura Fernández. Este curso, los jóvenes verán "Tarzán, el rey de los monos", protagonizado por Johny Weissmuller.

Con todo ello, el Teatro Prendes también pretende recuperar viejas figuras de la gran pantalla, ahora olvidadas frente a las estrellas actuales, como Brad Pitt, Jennifer Lawrence o Tom Cruise. Uno de esos rostros que han perdido fama con el paso de los años es la actriz sueca Greta Garbo, a juicio de Alain Fernández. Pero en realidad todos los de su época están en la misma situación. Muy pocos jóvenes saben hoy en día quiénes fueron los "Hermanos Marx" o el mítico Cantinflas. Para ellos eso ya es pasado. Pero un pasado, que por lo menos en Candás tiene su hueco en el presente. Con el añadido de que lo que se proyecta en el Teatro Prendes es cine en versión original y con subtítulos en español.

"Siempre hemos decidido hacerlo así, porque creemos que es la única forma de que el público perciba de verdad lo que el director pretendía transmitir. Con el doblaje pierden los personajes y también en algunos casos hay diálogos que cambian. Y lo mismo pasa con las bandas sonoras. Así que hay que hacer un esfuerzo", defiende Fernández, que cree que por esta peculiaridad, el Teatro Prendes merecería ser nombrado sede de la filmoteca asturiana. Y más teniendo en cuenta que el cine candasín es el único de la zona rural de Asturias que no ha cerrado sus puertas y que sigue tan vivo como el primer día, después de 58 años de historia. Los 59 los hará pronto: el próximo mes de enero. La sala abrió sus puertas el primer día del año 1956 con una película, ahora convertida en un clásico: "Cuando ruge la marabunta".

Aunque esos clásicos ya se pueden encontrar muchas veces en la televisión, en Candás estas películas tienen tirón. Prueba de ello es que ya se llevan emitiendo de forma ininterrumpida casi veinte años. Y continuará. "El público aprecia mucho ver una película en una sala de cine; no es lo mismo que verla en casa y por eso creo que siempre viene gente a las sesiones. Además, vendemos postales con la ficha técnica y la portada de la película, haciendo un guiño a los años 40 y 50, y eso a los espectadores les gusta mucho. Incluso algunos las coleccionan", dice Fernández.

Para los que todavía no hayan vivido esta experiencia tienen oportunidad de hacerlo ya el próximo año. La primera sesión de 2015 tendrá lugar el próximo sábado 3 de enero con "Los caballeros de la mesa cuadrada", en la que se aborda la historia del legendario rey Arturo y de sus caballeros en busca del Santo Grial.

Compartir el artículo

stats