Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos exigen que el polígono El Berrón-Oeste no afecte a las viviendas

"Ya hay una superficie más grande paralizada, la de Bobes, no vemos la necesidad de hacer este ahora", protestan los afectados, que alegarán

Afectados por el polígono industrial reunidos ayer en Argüelles.

Afectados por el polígono industrial reunidos ayer en Argüelles. MANUEL NOVAL MORO

Cerca de 25 propietarios de fincas y viviendas afectados por el desarrollo del polígono El Berrón Oeste, que el Pleno aprobó a finales del pasado octubre, se reunieron ayer con la intención de presentar alegaciones conjuntas a la mancha industrial. Tienen varios puntos de disensión con el Ayuntamiento de Siero. El primero de ellos, que las áreas residenciales se verán afectadas. Piden, por tanto, que las viviendas que limitan con los terrenos industriales queden fuera de la zona de actuación del plan.

"Delante de mi casa tienen pensado ensanchar un vial, y por lo que sé, no sólo voy a tener que ceder terreno sino además pagar; y según las primeras valoraciones, es posible que pague hasta 50.000 euros", protestó Covadonga Hevia, una de las vecinas.

El caso es que en otra zona residencial que linda con el polígono, la de Los Campones, las viviendas quedaron excluidas del ámbito de actuación, y los vecinos de Argüelles no ven por qué no van a poder excluirlos a ellos.

Otro problema con el que se encuentran es su condición de pequeños propietarios sin perspectiva de vender o de generar actividad industrial a corto o medio plazo. Es cierto que en la zona hay varias empresas que están muy interesadas en el desarrollo del polígono, que contribuiría mucho a la fluidez de la actividad en la zona, pero también lo es que hay propietarios que, tal como está la economía, no tienen posibilidades de hacer nada con sus fincas por el momento. De ahí que pidan al Ayuntamiento que empiece a desarrollar el polígono por aquellas zonas cuyos propietarios están interesados, y que deje la de los que tienen los terrenos parados para más tarde.

Sólo así se evitaría que los vecinos tuvieran que hacer una aportación demasiado gravosa por su participación en el polígono, sin ningún beneficio aparte. Son conscientes de que con la construcción del polígono sus terrenos se revalorizarán, pero también se dan cuenta de que en el actual estado de crisis va a ser difícil que encuentren compradores para sus fincas.

"No vemos por qué hay necesidad de desarrollar este polígono ahora, cuando hay uno más grande, el de Bobes, que está paralizado", sostienen.

Una tercera línea de alegaciones estaría encaminada a evitar que se construya una acera con zona verde en la carretera Nacional 634, en la parte más pegada a las viviendas. En este caso no es la actuación en sí lo que les molesta, sino el hecho de que implicará arrebatarles terrenos de sus fincas particulares.

Los vecinos solicitaron reiteradamente una reunión con el equipo de gobierno pero no recibieron respuesta. Ahora tienen que apresurarse para presentar las alegaciones, porque el periodo de información pública terminará en breve plazo. Esperan que los responsables municipales hagan caso a sus propuestas para evitar perjuicios irreversibles.

Compartir el artículo

stats