DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CAUN exige al Alcalde que aclare si la finca de su hija infringe las normas urbanísticas

El grupo denuncia que el terreno, ubicado en Albandi, tiene construcciones ilegales

Ángel Riego.

Ángel Riego. LNE

La finca de la hija del Alcalde de Carreño podría incumplir las normas urbanísticas del concejo. Así lo denuncia el grupo político Carreño Unido (CAUN), que recibió hace meses una carta anónima en la que se daba cuenta de este asunto. A partir de ahí, el partido ha comprobado que el solar, ubicado en el Monte Morís, en Albandi, presente ciertas irregularidades, como corroboran varios arquitectos consultados. Entre ellas, que una de las viviendas posee una terraza plana, cuya construcción, según afirman, no está permitida en la zona rural.

CAUN, a través de su coordinador, Ildefonso Rodríguez, solicitó por registro el pasado 23 de diciembre los expedientes de parcelación y construcción. Sin embargo, el escrito, dirigido al alcalde Ángel Riego, todavía no ha tenido respuesta. "Llegaremos hasta el final. Si se demuestra que se han cometido irregularidades, denunciaremos", asegura Rodríguez. Por su parte, el regidor socialista manifestó ayer a este periódico no tener conocimiento de "ninguna irregularidad urbanística en ningún lugar del concejo". Y de existir, "seguro que tiene expediente abierto", agregó.

En el documento, Ildefonso Rodríguez expone un caso cercano, en el que se le denegó la construcción de una vivienda. El escrito apunta que el secretario municipal no autorizó la parcelación de una finca del barrio La Estaquera, en Perlora, "al no existir edificación previa en la parcela, cuando en realidad había dos casas y además el terreno se ubicaba en suelo urbano, con servicios de luz, agua, alcantarillado..., y con acceso a una carretera pública".

Sin embargo, las reglas no fueron las mismas, según se quejan los vecinos, para la hija del Alcalde, que transformó una finca de Albandi en cinco parcelas cuando antes "no había edificaciones ni tenían servicios públicos ni acceso a un camino público". Según un arquitecto consultado, el terreno está hoy dividido en cinco parcelas, de las cuales una de ellas hace de acceso común al resto. Además, dice esta misma fuente, el vial está en fondo de saco -es decir, el camino finaliza en una propiedad, no tiene salida-, lo cual "no está permitido". Asimismo, una de las cinco parcelas tiene dos viviendas -justo la que afectaría a la hija del Alcalde-, que superan en 200 metros cuadrados la extensión permitida. Y por último, una de esas edificaciones tiene una terraza plana, tampoco, según señalan, permitida en la zona rural del concejo.

Compartir el artículo

stats