01 de julio de 2018
01.07.2018
 

Encuentro entre Asturias y Cuba en el Antón

El museo expone hasta el 2 de septiembre las obras de José Luis Posada a su regreso de la isla, poco antes de su muerte

30.06.2018 | 23:47
Francisco Zapico, en el centro, explica una de las obras.

El verano en Candás ofrece la oportunidad de conocer la obra de un gran artista desconocido para el público, aunque ya ocupó las salas del Museo Antón, donde ahora vuelve. Los dibujos y pinturas de José Luis Posada (Villaviciosa, 1929-San Antonio de Baños, Cuba, 2002) se exhiben en el centro de arte candasín hasta el 2 de septiembre, en una exposición, "Reencuentro", comisariada por Francisco Zapico. "No es una retrospectiva", advierte de mano el comisario.

Posada "era un gran grabador, un gran escenógrafo, pero esta exposición es una pequeña muestra de un paisaje y una época muy concretos, desde 1991 hasta 1999, poco antes de su muerte. Es una aproximación a su entendimiento de nuestro paisaje y paisanaje como asturiano y como cubano", analiza Zapico.

El año 1991 es el de su regreso a la tierra de Asturias desde su exilio cubano. "Asturias es su tierra madre, pero también es una tierra de acogida, él se siente tan cubano como asturiano".

La exposición del Museo Antón es "sólo una idea de lo que hizo, era un artista muy prolífico", comenta Zapico. "En la Fundación Evaristo Valle hay más de 500 grabados de Posada. Aquí hay pinturas, dibujos, tintachina y plumas". En las pinturas, Posada "nos devuelve al paisaje y paisanaje que él encontró en su retorno a Asturias", analiza el comisario, mientras que en los dibujos, "nos devuelve a su biografía".

En sus paisajes de Asturias, Posada "ofrece una visión fidedigna y colorista, pero también llena de simbolismo". Visiones vegetales, troncos ingrávidos, bosquetes flotantes encarnan "la magia animista o la personificación surrealista tan pertinentes a nuestra cultura antigua, jugosa y legendaria".

Es en sus dibujos donde Posada deja ver su obra social, cargada de su historia personal. "Cuando en 1959 estalla la revolución en Cuba, tiene tres hijos y es millonario, pero se suma a la revolución. Su pintura es social, refleja esa esperanza y ese sentido de la utopía y de la revolución", explica Zapico. Y, aunque reconoce que hay fracasos en la revolución, "se mantiene con ella hasta el final".

La exposición no dejará indiferente a nadie. De martes a domingo, en horario de 12 a 14 y de 18 a 21 horas, se puede visitar gratuitamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine