Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"A ver si podemos abrir para el puente", confían hosteleros de Tazones tras el argayo

"No sabemos nada, lo peor es la incertidumbre, a ver cuándo lo arreglan y volvemos", apunta Efrén González, uno de los evacuados del pueblo

Efrén González, ante su restaurante, cerrado.

Efrén González, ante su restaurante, cerrado. M. M.

"No sabemos nada todavía, lo peor es la incertidumbre, a ver cuándo lo arreglan y podemos abrir". La reflexión es de Efrén González Longoria, que está al frente del restaurante El Portal, uno de los negocios afectados por el argayo de Tazones, pero podría ser de cualquiera de los evacuados.

Mañana se cumplirá una semana desde que el pasado jueves tuvieran que abandonar sus viviendas y locales por seguridad, tras un gran desprendimiento de tierras en la ladera que está justo encima de los inmuebles. Desde el primer momento, los vecinos les han tendido la mano, pero el tiempo pasa y ya necesitan retomar la normalidad. Anhelan que la Policía Local retire de una vez el precinto y puedan regresar a sus casas y a atender sus negocios.

Mientras tanto, solo pueden acceder para coger lo imprescindible y nada más. "Ahora no podemos atenderos, no tenemos tiempo", respondía apurada una vecina a las preguntas de este periódico, mientras trataba de subir, a duras penas, entre el fango, la escalera de acceso a su vivienda, por la que estos días de atrás arroyaron barro, agua y tierra de la ladera que les sigue amenanzando. Unos vecinos le preguntaban, a última hora de la mañana de ayer cómo iba el asunto y, otros, le ofrecían ayuda.

Un poco más allá, Efrén González atendía el teléfono delante de su restaurante, El portal de Tazones, cerrado, y, sintiéndolo mucho, se veía obligado a anular su participación en el concurso del mejor pote asturiano porque las circunstancias le han desbaratado los planes. "Como se alargue en el tiempo, veremos, porque hay que pagar mucho y no tenemos ni idea de hasta cuándo estaremos así", lamenta.

Al menos, les ha cogido en temporada baja, por lo que las pérdidas económicas son menores, pero así y todo están preocupados. "Esperemos que podamos abrir para el puente de diciembre, que es de los buenos, y más en esta época, pero ya lo empiezo a poner en duda", manifiesta González. Además de dejar de tener ingresos, también le inquieta la pérdida de mercancía que le está generando el tener cerrado casi una semana su negocio. Así que le pide celeridad a los responsables municipales para agilizar el arreglo del corrimiento de tierras.

Todos están pendientes del cielo y de las nubes, con la esperanza de que deje de un vez por todas de llover porque las precipitaciones empeoran la situación. No obstante, las canalizaciones para desviar el agua de escorrentía de las viviendas que ejecutaron el viernes, parece que están funcionando, para alivio de los vecinos. "En cuanto llueve un poco, esto es como un río", agrega Efrén González.

El desprendimiento de tierras que se produjo el jueves, tras las intensas lluvias, obligó a evacuar por seguridad varias viviendas, dos restaurantes y un hotel.

Además, de las mencionadas canalizaciones para desviar el agua y barro que sigue bajando de la ladera de las edificaciones, el alcalde de Villaviciosa, Alejandro Vega, que desde el primer momento ha estado muy pendiente de la evolución del argayo y de la situación de los vecinos afectados, ahora confía en que el tiempo mejore para poder acometer las obras de emergencia. Según explica Vega, los técnicos plantean instalar una pantalla de sujeción, que proteja los inmuebles. También proponen limpiar y sanear el talud, y valoran colocar una malla de seguridad ante posibles desprendimientos.

El alcalde maliayés confía en que los trabajos puedan comenzar en breve, pero dependerá de la meteorología. Vega no deja de mirar la previsión del tiempo para los próximos días con la esperanza de que deje de llover para que mejore la situación en Tazones y reducir el riesgo de que se produzcan nuevos desprendimientos.

Aunque este argayo se ha producido en una finca privada, el Ayuntamiento ha actuado al verse comprometida la seguridad de personas y propiedades. Pero tiene previsto reclamar el coste de los trabajos, según la atribución de responsabilidades y según los riesgos asegurados por las compañías de seguros.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats