15 de julio de 2020
15.07.2020
La Nueva España

La Pola se blinda por el Carmín: aumenta la presencia policial y pone cerco al "botellón"

El gobierno sierense planifica controles de alcoholemia y drogas en todas las entradas y salidas y vigilará que se cumplan los protocolos sanitarios

15.07.2020 | 01:19

Blindaje policial total en Pola de Siero durante el fin de semana. A pesar de la suspensión de las fiestas del Carmín, el gobierno municipal (PSOE) teme que puedan producirse aglomeraciones, especialmente "botellones" y ha preparado un gran despliegue que controlará que se cumplan las medidas de seguridad marcadas por sanidad y que nadie conduzca embriagado o bajo los efectos de otras drogas. Así lo anunció el edil Javier Rodríguez, que sustituye estos días al alcalde, Ángel García, que se encuentra de vacaciones.

El hecho de que no haya romería en el prao de La Sobatiella no implica que los vecinos de la capital del concejo hayan desechado la idea de celebrar de alguna manera su gran día de fiesta. Frente a eso, Policía. Esa es la fórmula que ha puesto en marcha el gobierno local, que ayer mantuvo una reunión con el cuerpo municipal, el nacional y con representantes de la Guardia Civil.

Al concluir el encuentro, Rodríguez reveló que habrá cerco policial a la villa: "Lo mejor es la prevención", aseveró justificando la medida.

El objetivo final es dispersar "cualquier tipo de aglomeración o 'botellón'", abundó el edil, que dejó clara su idea de "ser serios y rigurosos con el cumplimiento de las medidas, para evitar cualquier tipo de rebrote del covid-19".

A continuación, y, a pesar de la decisión de incrementar la presencia de agentes, Rodríguez hizo un llamamiento "a la responsabilidad individual y a que se guarden los protocolos".

Para vigilar la distancia de seguridad, el uso de las mascarillas y la conducción en estado óptimo se traerán agentes de Oviedo. La multiplicación del número de policías permitirá hacer controles de alcoholemia y drogas, "en todas las entradas y salidas, además de en la propia localidad", apuntó el jefe del cuerpo municipal, José Manuel Fernández.

Lo que aún permanece en el aire es la hora de cierre de los bares. El colectivo hostelero reivindicó en las páginas de LA NUEVA ESPAÑA la posibilidad de mantener abiertos los locales hasta una hora más de lo habitual y el Gobierno local no lo ve mal. "Por nosotros estaría perfecto, estamos consultando con el servicio jurídico. Si nos dan el visto bueno, se hará", concluyó el concejal durante la rueda de prensa.

Mientras, los polesos siguen manteniendo la idea de celebrar un Carmín distinto, acorde al año que corre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook