Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los negocios de Siero priorizan las ayudas al alivio fiscal: “La situación es dramática”

Comerciantes y hosteleros agradecen las exenciones aprobadas por el Pleno, pero reclaman ya una inyección económica directa

Una movilización contra el cierre de negocios en la Pola. | A. I.

Una movilización contra el cierre de negocios en la Pola. | A. I.

El alivio fiscal ayuda, pero no basta. El comercio y la hostelería de Siero agradecen las exenciones de las tasas de terrazas, mercadillos, basuras y agua, medidas acordadas en el pleno del jueves, pero requieren urgentemente dotaciones económicas directas para inyectar liquidez en los negocios. Las ayudas directas también fueron acordadas en el pleno, pero su tramitación llevará un tiempo porque, entre otras cosas, es necesario aprobar una modificación de crédito para desviar otras partidas para este fin.

Ese tiempo juega en contra de los empresarios. “Todo es positivo, pero las ayudas se necesitan ahora, es lo que más falta nos hace porque tenemos el problema de que no entran ingresos pero tenemos que afrontar muchos pagos”, explica Blanca García, presidenta de la asociación Comercio Local de Siero, con base en la Pola. La situación de los comercios en la capital es dramática, comenta, y muchos ya están pensando en echar el cierre. “Vas aguantando a ver, pero hay gente que no puede cerrar porque tiene créditos pendientes de reformas o ampliaciones en los negocios, y si cierras no ingresas y no lo puedes pagar”, detalla.

También los comerciantes de Lugones demandan con urgencia que el Ayuntamiento convoque esa línea de subvenciones que sirvan para hacer frente a una situación “insostenible”. “Las ayudas van a llegar tarde porque las necesitamos ya, no el año que viene. Hay muchos negocios que no van a llegar a tiempo y los que lo hagan llegarán ahogados”, comenta Sandra Rubio, presidenta de la asociación “Centro Comercial Abierto de Lugones”. En ese sentido, estima que el Consistorio debe priorizar la dramática situación que vive el sector, “posponiendo unas cosas para poder avanzar en otras”, dice.

Además, el comercio sierense pone el foco de atención en los créditos ICO que solicitaron entre marzo y abril para afrontar el cierre por el confinamiento. “El primer año se abonan solo intereses, pero a partir de marzo empieza la cuantía y habrá que pagarlo cuando no nos hemos recuperado aún, sino que hemos ido a peor”, destaca Rubio.

Por su parte, el sector hostelero también clama por acceder a unas ayudas municipales que, entiende, ya deberían estar activas. “El alivio fiscal con las tasas es bueno porque al final del año es dinero, pero la gente está al límite, las ayudas tendrían que haberse dado ya porque hay negocios que no van ni a abrir”, comenta Roberto Valdés, presidente de la asociación de Hostelería de Lugones. De hecho, en la localidad ya se han producido cierres, apunta, al no poder sostener los gastos con la persiana bajada. Por ello, urge al Ayuntamiento a movilizar crédito para las ayudas nada más comience 2021. Una operación que, previsiblemente, se hará con una modificación de crédito en el presupuesto.

También Loreto García, hostelera y representante oficiosa del sector en la Pola, considera que las ayudas son más que urgentes “porque no se puede esperar más, son primordiales para mantener a flote los negocios porque si no ingresas nada no podemos pagar y son muchos los gastos”. Además, señala que con lo que reciben por el cese de actividad no se puede vivir, lo que está obligando a algunos negocios a solicitar préstamos bancarios para ir tirando. “Y eso solo hace que nos empufemos más y más, hay que tener en cuenta que en la actualidad vivimos al día pero nos estamos yendo a la ruina y somos muchas familias las que dependemos de estos negocios, de nuestro trabajo”.

Compartir el artículo

stats