DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casi dos años de negociación compitiendo con 30 opciones: así se logró el acuerdo para el desembarco en Asturias

La primera reunión con representantes de Amazon se produjo en marzo de 2019 | La expectativas de futuro: atraer más firmas del sector

Paquetes de Amazon un en centro logístico de la compañía.

Paquetes de Amazon un en centro logístico de la compañía. Shutterstock

Casi dos años de negociaciones han sido necesarios para que fructique la instalación en Siero del gran centro logístico de Amazon. La primera reunión se produjo el 25 de marzo de 2019, una vez que la Cámara de Comercio de Oviedo supo que la multinacional buscaba una implantación para todo el norte de España. El largo camino ha conllevado muchísimas reuniones presenciales o telemáticas, que se iniciaron con los representantes legales de los intereses de la compañía en este proyecto. Uno de los primeros en conocer la iniciativa fue el Presidente asturiano, Adrián Barbón, cuando aún no había ganado las elecciones. En abril de 2019, la entidad cameral informó a Barbón, quien mostró entusiasmo con el objetivo y encaminó los pasos hacia el vicepresidente Juan Cofiño.

Llegar a imponer la opción del polígono sierense de Bobes por encima de una treintena de alternativas en todo el norte de España (Amazon valoraba ofrecimientos en casi todas las comunidades autónomas, en especial en Navarra y el País Vasco), requirió de una engrasada maquinaria administrativa, que se movió con absoluta discreción hasta que algunas decisiones que debían ser anunciadas públicamente levantaron las sospechas de que el Principado y Sogepsa negociaban una gran inversión para el polígono de Siero, cuyo desarrollo estaba siendo muy lento y que de un plumazo resuelve la ocupación de segunda fase.

Fuentes conocedoras del proyecto resaltan su dimensión y señalan que abre la puerta a que Siero se convierta en el gran corazón logístico de Asturias. De hecho, varias empresas del sector ya negocian instalarse en la zona, aunque se prevé que la cifra aumente al calor de la gigantesca multinacional. De mano, la construcción de la enorme nave tendrá un impacto económico inmediato, ya que el coste alcanzará los 100 millones de euros, y Amazon quiere que esté operativa antes de final de año, con noviembre en el horizonte, según algunas fuentes. De su mano vendrá una gran actividad para el sector del transporte asturiano y la creación de empleos indirectos.

Amazon tiene en España dos centros logísticos comparables: uno en Dos Hermanas (Sevilla) y otro en Illescas (Toledo). Ambos tienen dimensiones similares al que acogerá Siero: unos 200.000 metros cuadrados de superficie y una inversión también de 100 millones de euros. Se trata de enormes naves de cuatro plantas de altura en las que se clasifica de manera precisa el stock de la multinacional, previo a su venta para garantizar que llegue al cliente en apenas 24 horas.

El centro de Dos Hermanas, por ejemplo, consta de una gran nave de almacén en la planta baja, donde se encuentran las zonas de descanso de los trabajadores, el comedor, las oficinas, los accesos y las taquillas. Las tres plantas siguientes se encuentran totalmente robotizadas. Este complejo incluye un aparcamiento con capacidad para más de 1.000 vehículos, casi un centenar de ellas para camiones.

En el caso de Illescas, la implantación de Amazon, junto con otras como Michelin o Airbus, fue el inicio de una cadena de inversiones logísticas, lo que ha permitido convertir su polígono industrial en un referente nacional. Precisamente esa capacidad de atracción es uno de los asuntos que más expectativas genera hacia el futuro.

La gran capacidad de movilización de productos que tiene la multinacional fundada por Jeff Bezos permite, sostienen conocedores del proyecto, que otras empresas de logística quieran tener sus instalaciones cerca de los centros de Amazon para así mejorar las ventas de productos.

Otra de las vías que podrían explorarse, sostienen las mismas fuentes, sería la de establecer alianzas con productores locales para ampliar el mercado de potenciales consumidores de productos asturianos.

El último capítulo de dos años de gestiones discretas se cerró ayer, cuando directivos de Amazon, desde Seattle, en Estados Unidos, estamparon su firma en un documento que, a más de 8.000 kilómetros de distancia también rubricaba el vicepresidente del Principado, Juan Cofiño, en representación de Sogepsa, cuyos terrenos se comercializan a través de Sogesproa, participada en un 49,5% por Liberbank.

Compartir el artículo

stats