Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llanera prevé iniciar en verano una nueva excavación en "Lucus Asturum"

Los trabajos se realizarán en una finca anexa al terreno donde se encontraron unas termas en una campaña anterior

Por la izquierda, Ramón Rodríguez, director del RIDEA, Eva María Pérez, concejala de Cultura, Esperanza Martín, arqueóloga y directora de las excavaciones, y Gerardo Sanz, alcalde de Llanera.

El Ayuntamiento de Llanera prevé realizar una nueva campaña de excavación en “Lucus Asturum” (en la parroquia de Lugo de Llanera), que dará continuidad a los trabajos ya efectuados, los últimos en 2020. La intervención que previsiblemente se inicie el próximo mes de julio se desarrollará en la finca adyacente a la que albergó la anterior, en la zona de La Ería de la Castañera.

“Dados los fructíferos resultados de años precedentes, el Ayuntamiento de Llanera apuesta nuevamente por el apoyo al patrimonio y la cultura y promoverá una nueva campaña en La Ería de la Castañera, posible localización de ‘Lucus Asturum’. Con las propuestas de actuación para este año 2021 se pretende acometer una nueva excavación en área en espacios trabajados mediante teledetección no intrusiva”, indicó la edil de Cultura de Llanera, Eva María Pérez.

Durante décadas, la ubicación exacta de “Lucus Asturum”, un enclave citado por el geógrafo Ptolomeo en el siglo II, ha sido uno de los grandes enigmas de la arqueología asturiana.

El principal descubrimiento de la primera campaña de excavaciones en la zona, realizada en el otoño de 2018 y dirigida por la arqueóloga Esperanza Martín, fueron unas termas de origen romano en la zona de La Morgal. Por los restos encontrados en ellas, se sabe que estuvieron en uso, al menos, entre los siglos II y IV de nuestra era. Este hallazgo, ya relevante de por sí, gana enteros al ponerlo en perspectiva con su entorno.

Y es que estos baños romanos se suman a los ya encontrados en la Ería de la Castellana (dados a conocer en la década de 1980), cercana al yacimiento descubierto tres años atrás por Esperanza Martín. Además, la arqueóloga sospecha que pueda haber unas terceras termas en la zona. La campaña de 2020 en el que es considerado uno de los yacimientos romanos claves de Asturias se centró primordialmente en la realización de prospecciones geofísicas mediante georradar en el entorno de La Ería de la Castañera.

Estas prospecciones fueron realizadas por el equipo de la Universidad de Oviedo que dirige Paulino Fernández. “Al mismo tiempo, se han llevado a cabo estudios sobre la cultura material recuperada en diferentes laboratorios de arqueometría. Especial relevancia han adquirido los análisis llevados a cabo por Óscar García Vuelta, del centro superior de investigaciones científicas, sobre varios anillos recuperados de la zona de las letrinas”, apunta la de edil de Cultura de Llanera.

El dorado legado de Roma: un anillo de oro con una inscripción similar a otra de Veranes 

“Utere felix domum tuam”. Que seas feliz en tu casa. Esta inscripción, realizada en carboncillo sobre una losa pétrea, fue recuperada en el yacimiento gijonés de la villa de Veranes, hace ya varios años. En su momento, la pieza fue celebrada como un gran hallazgo. Pero lo que nadie podía esperar era que en un prao de La Morgal apareciese, en 2018, un anillo de oro que tiene grabada la primera parte de la misma inscripción: “Utere felix”. Que seas feliz. Esta fue una de las piezas recuperadas en la primera excavación en La Ería de la Castañera que la arqueóloga Esperanza Martín mostró ayer en el parque de La Habana, en Posada, donde impartió una conferencia sobre los resultados de las campañas previas en la zona, y para avanzar los objetivos de las próximas intervenciones, comenzando por la excavación que ya se está preparando para este mismo verano.

Compartir el artículo

stats