Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan de la Fuente ultima la obra de homenaje a los tres hombres de Grado víctimas del nazismo

El artista reprodujo los rostros a través de fotos antiguas y espera que la escultura luzca pronto en el Parque de la Memoria Histórica de la villa

Juan de la Fuente, trabajando en su obra. A la izquierda, detalle de los rostros.

Hace unos meses a Juan de la Fuente López se le ocurrió una idea. Vinculaba el arte, algo que le ha apasionado durante toda su vida y la memoria histórica, que estudia por vocación y que le ha inspirado. Ayudado por Fernando Fernández Arias, presidente del colectivo ArtGrado, nació el proyecto de honrar la memoria de los tres moscones víctimas del nazismo: Trinitario de la Fuente, Antonio García y José Manuel Sánchez. Se puso manos a la obra y tras conseguir imágenes antiguas, reprodujo los rostros después de hacer unos moldes. El plan es que se expongan próximamente, ya realizados en bronce, con ayuda municipal en el Parque de la Memoria Histórica.

Juan de la Fuente ultima la obra de homenaje a los tres hombres de Grado víctimas del nazismo

“Son tres héroes que lucharon por la libertad. Ellos y muchos otros que lucharon por la misma causa”. Ese es el espíritu del homenaje que movió a Juan de la Fuente, de 72 años de edad, que quiere de esta manera brindarles un homenaje. “Investigué muchos libros y me dolió tanto la situación que quise hacer este homenaje por todos los medios. Y lo conseguí. Que esa escultura esté aquí en Grado y la gente pase y los vea y diga que son tres héroes. Los cuerpos no se pudieron recuperar, pero que se recupere su memoria”, explica.

Trinitario de la Fuente Areces, fue asesinado en el Castillo de Hartheim (Austria) con 27 años de edad. Antonio García Arango, gaseado en Mathaussen a los 22 años. Y José Manuel Sánchez López falleció tras ser atacado por perros en el campo austriaco de Gusen con 28 años.

Los tres tenían en común ser naturales de Grado y exiliados cuando apenas habían cumplido la mayoría de edad. Por eso pocos recuerdos de ellos quedan más que unas cuantas fotografías en blanco y negro.

Esas imágenes han servido al artista Juan de la Fuente para quedarse con los rasgos y reproducirlos primero en barro, para sacar los moldes de cera, y posteriormente hacerlos en bronce, que será el material de la terminación final.

Los rostros irán sobre bloques de granito de 60x60, acompañados del nombre completo y la fecha tanto de nacimiento como de fallecimiento. Se dispondrá un bloque abajo y los otros dos hacia arriba, en diagonal, según la previsión del diseño para la colocación de la obra.

Además de todo el proceso artístico, Juan de la Fuente desarrolló un importante trabajo de documentación, para indagar sobre la historia de estos tres moscones: “Lo contrastamos con memoria histórica y el Ayuntamiento que nos facilitó documentación. Recopilamos todos los papeles que teníamos, hasta el Gobierno francés nos dio documentación. El Ayuntamiento nos dio el visto bueno y lo lanzamos para adelante”.

Después de varios retrasos por la pandemia del coronavirus, en los próximos días se llevará a cabo la instalación definitiva, esperando que pueda ser inaugurado en el plazo de unos 15 días. Grado reservará sitio privilegiado para honrar la memoria de estos tres moscones que ahora estarán más presentes en la memoria de su lugar natal.

Compartir el artículo

stats