Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Candamo homenajea a Javier Fernández Conde, nuevo hijo adoptivo del municipio

El concejo premia la labor social y cultural del cura e historiador, que tendrá una calle en San Tirso

La alcaldesa, Natalia González, junto a Javier Fernández Conde, ayer, en el Ayuntamiento de Candamo, durante el acto de reconocimiento al sacerdote e historiador.

El Ayuntamiento de Candamo celebró ayer el acto para distinguir como hijo adoptivo del concejo al sacerdote e historiador Javier Fernández Conde, al cargo desde 1994 de las parroquias de San Tirso, La Mortera, Prahúa, Valdemora y las pravianas de Quinzanas y Beifar. El municipio no solo le reconoció con este nombramiento: a él se añaden otros dos honores para este cura, la medalla del concejo de Candamo y la confirmación de que una calle en la localidad de San Tirso llevará oficialmente ya su nombre.

La labor no solo como sacerdote, sino su gran implicación en el desarrollo y la cultura local, así como la investigación y promoción de su patrimonio, le han hecho merecedor del cariño, el respeto y la admiración de Candamo, como quedó ayer de manifiesto durante el acto.

Tal y como recordó la alcaldesa, Natalia González, Fernández Conde llegó a Candamo hace casi 30 años. “Y no llega solo el sacerdote que va a desempeñar su función en seis parroquias, llega el académico, el profesor, la persona que va a fomentar el interés por la cultura y el saber, y en paralelo a su labor sacerdotal programa conferencias, organiza viajes culturales, impulsa la creación del Grupo de Teatro de Candamo que a su vez, da como fruto una asociación cultural y también otra cita ineludible en el programa cultural del concejo, el Festival de Teatro que tiene lugar cada mes de agosto. Contagia su amor por el cine a sus vecinos y vecinas y crea el Cineforum”, dijo la regidora en presencia de un emocionado Fernández Conde, a quien también se reconoce la recuperación del lugar originario del Cancel prerrománico de San Tirso y que, “gracias a Javier se convierte en Bien de Interés Cultural junto con el Palacio Valdés Bazán”.

Compartir el artículo

stats