Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una reunión con muchas enseñanzas

Los maestros jubilados del colegio público Maliayo de Villaviciosa recuperan su encuentro anual, tres años interrumpido por la pandemia

Detrás, empezando por la izquierda, Rosa Meana, Luisa Amandi, Marisa Llosa y Cristina Alonso; delante, Elsa Venta, Socorro Gallego, Carmen Fernández, Tere Alonso, Manolo Bayón, Obdulia Naredo, Elena Leonardo, Loli Carús, Orfelina Pando, Rubén González y Roberto Iglesias, con Marisol Tuya agachada. | V. Alonso

El anual encuentro de maestros jubilados del colegio público Maliayo, de Villaviciosa, que se venía celebrando desde el año 2000, tuvo ayer sabor a evento recuperado. Los dieciocho docentes que se reunieron en la sidrería Bedriñana lo hicieron después de haber tenido que interrumpir durante los tres últimos años por culpa de la pandemia.

El gozoso reencuentro fue un acto lleno de emotividad y muy esperado por los participantes, que volvían a compartir mesa y mantel tras la pandemia y que pudieron disfrutar de nuevo de la amistad y compañía de los compañeros con los que tantos años pasaron y tanto compartieron en el ámbito de la docencia.

A la celebración asistieron los maestros y maestras jubilados Rosa Meana, Luisa Amandi, Marisa Llosa, Cristina Alonso, Elsa Venta, Socorro Gallego, Carmen Fernández, Tere Alonso, Manolo Bayón, Obdulia Naredo, Elena Leonardo, Loli Carús, Orfelina Pando, Rubén González, Roberto Iglesias y Marisol Tuya, todos profesores de Primaria de las Escuelas Graduadas, actual colegio público Maliayo, que ejercieron esta profesión desde los años setenta del pasado siglo hasta sus respectivas jubilaciones. Algunos de ellos también habían sido maestros en las Escuelas de Argüeru, Rozaes, Tazones, Tornón, La Magdalena, Coru o Sebrayu. “Ha sido una celebración muy esperada y de mucha emoción para nosotros, en que hablamos de recuerdos y vivencias, pero, sobre todo, de que nos sentimos felices y agradecidos porque afortunadamente no nos falta nadie después de los difíciles momentos vividos en los últimos tres años”, explicaron los asistentes.

Tras el almuerzo, brindaron con sidra de Villaviciosa, deseándose salud y con la intención de seguir reencontrándose muchos años más para rememorar que fueron los paladines de la educación de varias generaciones de villaviciosinos.

Compartir el artículo

stats