Luto entre los agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Asturias. El fallecimiento el pasado viernes de Ceferino Fernández Orviz, "Ferino", un funcionarios adscrito a la Unidad de Intervención Policía con base en la Jefatura Superior de Policía de Asturias, ha provocado una gran conmoción en el cuerpo. El agente, natural del valle de Santa Bárbara, en San Martín del Rey Aurelio, de 45 años, sufrió un paro cardiaco del que no se pudo recuperar. Fernández , que había sido padre hace solo dos semanas, dejó una profunda huella entre quienes trabajaron con él. Algunos de ellos aseguraban ayer que siempre le recordarán como un agente "comprometido y leal".

Fernández había pasado su infancia en el colegio El Parque de Blimea. Actualmente residía en El Entrego, aunque también tenía casa en Gijón. Llevaba años en la UIP (el grupo conocido popularmente como los antidisturbios) y había participado en operaciones tan importantes dentro del cuerpo como la llamada "Copérnico" en Cataluña. Los compañeros del agente, conscientes de que las medidas de aislamiento social dictadas para tratar de frenar la propagación del coronavirus impiden que asistan a su funeral, pretenden rendirle un homenaje, aunque habrá que esperar a que se relajen las medidas de confinamiento.

El fútbol era una de sus principales aficiones. De hecho, jugaba en la Peña Pachín, un equipo de aficionados de San Martín del Rey Aurelio desde hace más de veinte años. Así lo explica Juan Portillo, presidente de la Peña Pachín, y amigo personal del fallecido desde hace más de treinta años. "Era una bella persona, muy prudente y trabajador", afirma Portillo, asegurando que su afición por el fútbol "hacía que fuese a jugar en cuanto salía del servicio, incluso hubo una vez que salió de trabajar, vino al partido, y volvió a sus quehaceres como policía".

Además del fútbol, también era aficionado al automovilismo, sobre todo a los rallies. "Le gustaba mucho ir a verlos, y no solo en Asturias, también iba a otras competiciones dentro del país", apunta su amigo, quien dio cuenta de la desgracia ocurrida, sobre todo después de haber tenido una niña. "Estaba muy ilusionado con el bebé, y ahora con el coronavirus estaba preocupado porque no podía ver tanto a la pequeña". Su peña también prepara un homenaje "cuando pase esto del coronavirus, ya han sido muchos los que han llamado para participa en una conmemoración".