Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El renacer del ferial aparcado

La transformación de los Talleres del Conde con fondos mineros desempolva un equipamiento proyectado hace más de una década

Los terrenos de Talleres del Conde en los que se proyecta impulsar un recinto ferial, en La Felguera.

La transformación de los Talleres del Conde en un recinto ferial sale del cajón. Hace más de una década el Ayuntamiento, gobernado por el PSOE, daba a conocer el proyecto, que planteaba cinco grandes contenedores con una capacidad global útil de 3.500 metros cuadrados. En septiembre de 2012 los trabajos de la primera fase quedaban suspendidos al no poder adelantar el Consistorio los 800.000 euros que serían abonados posteriormente con cargo a los fondos Feder (Fondo Europeo de Desarrollo Rural).

Ahora, el proyecto del recinto ferial ha sido incluido en el listado de obras a financiar con fondos mineros tras renunciar a ejecutar la conexión de los polígonos de La Moral y Valnalón, ya que su "complejidad burocrática" hace difícil cumplir los plazos. Se une a otras dos actuaciones en los terrenos de los Talleres del Conde que se llevarán a cabo con fondos aportados por el Instituto de Transición Justa y el Principado: la restauración de los suelos contaminados y el acceso rodado a la parcela. La inversión destinada a la conexión de los dos polígonos, de 3,1 millones de euros, será destinada a esta iniciativa, indicó el gobierno local, que no ha aclarado los detalles del nuevo proyecto.

El diseño elaborado más de una década atrás por el Ayuntamiento (que hace trece años, en 2007, ya negociaba con Duro Felguera la adquisición de los terrenos, finalmente expropiados tras un largo proceso) disponía inicialmente entonces de siete millones de euros de financiación procedentes de fondos mineros y del programa europeo Feder. La cifra que recibirá ahora el Consistorio langreano es de menos de la mitad, lo que obligará a adaptar el proyecto.

El primer bloque de trabajos para transformar las naves de los Talleres del Conde en un recinto ferial y tecnológico se llegó a iniciar. Contó con una aportación municipal de 300.000 euros, a los que se tendrían que sumar los 800.000 euros de fondos Feder. Se centraba en la rehabilitación de parte de la estructura de las viejas naves para construir el primero de los cinco pabellones proyectados, destinado a albergar empresas tecnológicas. La segunda fase estaría financiada con 6,5 millones aunque esta aportación estaba en el momento de suspensión de las obras, en 2012, en el aire al depender de fondos mineros.

La iniciativa se dejó en un cajón pero no quedó olvidada. En el anterior mandato, el ejecutivo formado por IU y Somos pidió fondos en la tercera convocatoria de las Estrategias de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (DUSI), que cuenta con financiación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), aunque finalmente su proyecto no fue seleccionado. Planteaba la rehabilitación de las naves de los Talleres del Conde, para iniciar posteriormente un proceso de participación ciudadana, de modo que fuesen los vecinos los que seleccionasen sus usos, junto con los accesos a los terrenos y el acondicionamiento de dos playas fluviales en el río Nalón.

Ahora, la apuesta por el recinto ferial de los Talleres del Conde ha ido un paso más allá. El ejecutivo socialista ha contactado con el Instituto de Transición Justa para comunicar el cambio de proyecto y "solo falta la confirmación oficial", indicó la Alcaldesa, Carmen Arbesú. El proyecto inicial, elaborado por el arquitecto Jovino Martínez, contemplaba la construcción de cinco grandes contenedores con una capacidad global útil de 3.500 metros cuadrados. Los diferentes pabellones, uno de los cuáles iba a estar destinado a alojar empresas tecnológicas, irían "insertados" de forma transversal en las primitivas naves, cruzándolas de un lado a otro.

La expropiación de los terrenos de los Talleres del Conde a Duro Felguera acabó en los tribunales con dos pleitos impulsados por la empresa, uno contra la aprobación del plan especial y otro por la tasación de los terrenos, por los que se pagaron 952.000 euros. En ambos casos la batalla legal llegó al Tribunal Supremo, que avaló las tesis del Ayuntamiento. Al mismo tribunal llegó el enfrentamiento entre el Principado y el Consistorio por los 1,2 millones de euros invertidos en la redacción de los proyectos y la compra de terrenos. El fallo fue, en esta ocasión, favorable a la administración regional, que se negó a pagar la subvención, de fondos mineros, al presentar el Ayuntamiento los justificantes de la inversión fuera de plazo.

Compartir el artículo

stats