Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Científicos de El Entrego buscan "matar" el coronavirus en pomos y mostradores

Los materiales impulsados en el CINN, que ya han tenido éxito con virus similares al covid-19, se pretenden aplicar mediante pinturas o siliconas

Adolfo Fernández y Belén Cabal, en la sede del Centro de Investigación en Nanomateriales de El Entrego.

Adolfo Fernández y Belén Cabal, en la sede del Centro de Investigación en Nanomateriales de El Entrego. JUAN PLAZA

Investigadores del Centro de Investigación en Nanomateriales y Nanotecnología (CINN) de El Entrego están desarrollando recubrimientos para reducir la presencia del coronavirus en diferentes superficies. El objetivo del proyecto es "lograr materiales que reduzcan la supervivencia del SARS-CoV-2 o su inactivación en pomos, barandillas, reposabrazos o mostradores", aseguraron desde el

Por el momento, según destacaron desde el CINN, no existe información concluyente sobre el tiempo en el que el coronavirus puede permanecer activo sobre una superficie y cuáles son los parámetros que controlan su tiempo de supervivencia. "Las superficies contaminadas pueden actuar, por tanto, como reservorios del virus, facilitando su propagación y favoreciendo el contagio tanto en entornos hospitalarios, como en ambientes comunitarios".

La única medida disponible para controlar el contagio indirecto en la actualidad es la limpieza y desinfección de los lugares más transitados. "Estas medidas van dirigidas a eliminar o reducir la carga viral en estas superficies para garantizar unos niveles adecuados de protección de la salud de la población. Lamentablemente, aunque estas medidas son necesarias, aún no son suficientes para limitar la propagación del virus por contagio indirecto", indicó el investigador del CSIC y director del CINN Adolfo Fernández.

"Lo que se busca", aseguraron los responsables del centro de El Entrego, "es limitar la propagación del virus SARS-CoV-2, causante de la pandemia de covid-19, mediante el desarrollo de recubrimientos antimicrobianos que reduzcan su supervivencia o consigan inactivarlo".

Este es el objetivo de un proyecto -impulsado por científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)- que "estudia aditivos antimicrobianos inorgánicos para aplicarlos en superficies de pomos, barandillas, mostradores y reposabrazos. De este modo, contribuirían a impedir el contagio indirecto, que es el que se produce por contacto con superficies".

Los investigadores del CINN han optado por los aditivos antimicrobianos inorgánicos, "los cuales presentan nuevas posibilidades para prevenir y combatir enfermedades infecciosas. Además, son más resistentes a las altas temperaturas, más respetuosas con el medio ambiente, y su coste es más bajo que el de las sustancias de origen orgánico". Los científicos están en la actualidad comprobando qué tipo de materiales antimicrobianos inorgánicos son capaces de actuar frente a otros virus estructuralmente similares al coronavirus. "Se trata de un grupo de aditivos basados en vidrios y materiales vitrocristalinos con alto contenido en óxido de calcio u óxido de zinc, así como en nanopartículas soportadas de plata o cobre. Por ahora hemos visto que, en presencia de algunos de los materiales, se produce la caída de la carga viral", indicó Adolfo Fernández.

La segunda fase del proyecto se centrará en buscar la mejor manera de aplicar los aditivos sobre las superficies con mayor contacto. "Evaluaremos cuál es la forma óptima de aplicación del material, ya sea integrándolo en siliconas o pinturas o empleando técnicas de proyección", remarcó Belén Cabal, otra de las investigadoras. Varias empresas ya han mostrado su interés por estos materiales.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats