Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comienzan las obras para reparar el tejado y acabar con las goteras en el colegio Turiellos

El retraso en la reforma de la cubierta generó protestas entre las familias, que convocaron varias jornadas de huelga el año pasado

La instalación de los andamios en el colegio de Turiellos, ayer por la mañana.

La instalación de los andamios en el colegio de Turiellos, ayer por la mañana.

Poder acudir a clase sin goteras. Es lo que persiguen las obras para mejorar la cubierta del colegio Turiellos, que ya están en marcha. Se trata de una actuación muy demandada por la comunidad educativa, que generó polémica por el retraso de la tramitación. Las familias incluso organizaron movilizaciones el año pasado. Misión cumplida ayer, cuando se instalaron los andamios en la fachada para arrancar los trabajos. La actuación tiene un coste aproximado de 240.000 euros.

La consejera de Educación, Carmen Suárez, anunció la puesta en marcha de las labores hace unos días en la Junta General del Principado. Lo hizo a preguntas de la diputada de Izquierda Unida, Ángela Vallina, que hizo constar la larga espera de la comunidad educativa y el mal estado del inmuebles: “Hay clases que se llenan de agua”, señaló. La Consejera replicó que las reuniones de coordinación con la adjudicataria se habían celebrado y que estaba listo el último permiso necesario de la Administración regional.

Las familias de Turiellos llevan más de un año en pie de guerra por esta obra. El centro cuenta con más de 300 escolares y, durante el año pasado, organizaron varias jornadas de huelga que fueron seguidas por casi la totalidad del alumnado. Se concentraron frente a la sede de la Consejería de Educación y llegaron a barajar un encierro. En una visita al centro, la Consejera anunció que las labores comenzarían “en poco tiempo”. Era noviembre del año pasado. Lo cierto es que el proyecto inicialmente redactado para el centro Turiellos, que recogía una serie de mejoras de distinta índole, tuvo que ser modificado para ceñirse solo a la cubierta, la actuación más urgente.

Tras conseguir el compromiso firme, el inicio de la obra volvió a retrasarse. Estaba previsto para el verano. La reparación de la cubierta del colegio Turiellos se acometerá finalmente durante el curso. El plazo de ejecución es de unos dos meses. La Consejería de Educación indicó que los trabajos “se compatibilizarán con la marcha del curso extremando las medidas de seguridad y originando las menores molestias posibles”.

En actuaciones similares, las empresas “suelen concentrar el grueso de los trabajos en horario de tarde”, afirmaron fuentes del departamento de Educación. Carmen Suárez anunció que “existe un plan de seguridad y salud elaborado para la empresa” y aprobado por el departamento regional. En el documento se recogen, según explicó en la Junta, “todas las actuaciones que son necesarias acometer para salvaguardar la seguridad en la obra, no solo de los trabajadores, sino de todos los usuarios del centro”.

Compartir el artículo

stats