Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Respaldo ciudadano para la mejora de San Isidro: 1.500 firmas de apoyo a más viseras antialudes

El colectivo ciudadano que impulsa la campaña resalta el “peligro” de la vía | El alcalde de Aller urge al Principado a acometer la obra de mejora

El inicio de la ascensión a San Isidro, cerrada por el alud, desde la localidad de Cuevas. | Julián Rus

El inicio de la ascensión a San Isidro, cerrada por el alud, desde la localidad de Cuevas. | Julián Rus

Más de 1.500 apoyos en unos días. Eso es lo que ha conseguido la Plataforma #SOS Carretera Puerto San Isidro, un colectivo ciudadano que se ha organizado para demandar a las administraciones que pongan solución a la peligrosidad de esta vía de comunicación, que da acceso a dos estaciones de esquí y une Asturias con la provincia de León. Piden más viseras antialudes y protección ante los desprendimientos de rocas y nieve. Es una carretera que en los últimos años se ha cobrado la vida de cuatro personas. El último accidente, un alud que arrastró a dos operarios de Carreteras, César Fernández y Virgilio García, ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de este colectivo, que viene denunciando la situación del puerto desde hace mucho tiempo. El alcalde de Aller, Juan Carlos Iglesias, mostró ayer su apoyo a las reclamaciones y pidió al Principado que sea diligente y acelere los plazos para poner una solución a los tramos más peligrosos de la carretera.

La plataforma está recogiendo apoyos para presentarlos posteriormente al Gobierno regional. Al más de medio millar de firmas físicas, se suma que, en apenas unos días, ya han logrado recabar otras mil firmas en la plataforma digital “change.org”. El mensaje que incluyen en la petición de apoyos en internet es escueto, pero deja claro los problemas que denuncia el colectivo: “Todo usuario de esta carretera, tanto en invierno como en verano, corren peligro”.

Lo denunciaban así durante la concentración que celebraron el pasado domingo en Cabañaquinta. “En invierno el peligro son aludes de nieve, ya que hay hasta 24 puntos señalados como de riesgo máximo de avalanchas. El resto del año, el problema son los desprendimientos de piedras. No hay día en el que no haya alguno”, apuntaban los portavoces de la Plataforma, que esperan ser escuchados por las administraciones “antes de que haya que lamentar más accidentes”. También tuvieron un recuerdo para César Fernández y Virgilio García. Este último sigue desaparecido bajo las toneladas de nieve por el alud del 1 de enero.

El Alcalde de Aller, Juan Carlos Iglesias, es consciente del problema, y trabaja para ponerle solución. “Nosotros llevamos un año y medio en el Gobierno y en todas las reuniones que hemos tenido con el Principado, y más concretamente con Infraestructuras, les hemos manifestado la problemática de San Isidro”, apuntó Iglesias, que reconoció estar de acuerdo con el fondo de la protesta celebrada el domingo, aunque entiende que “no era el momento”.

Ningún miembro del gobierno allerano acudió a la manifestación, pero el regidor lo justifica. “Por un lado pensamos que la prioridad es la búsqueda de Virgilio García, y no queremos que se desvíe la atención de eso ni un milímetro”, relató, para argumentar también que la situación epidemiológica recomendaba no acudir. “Nosotros recibimos la comunicación de que estábamos en situación de riesgo el mismo domingo, aunque los datos de días anteriores ya no eran buenos, y pensamos que no era razonable ir a una concentración en la que se preveían 1.500 personas según la convocatoria que nos llegó a nosotros”, apuntó Iglesias.

El regidor allerano explicó que “prueba de nuestra implicación es que conseguimos que se dotara de una partida específica de 50.000 euros en este presupuesto para el proyecto de nuevas viseras antialudes, y así viene reflejado en las cuentas regionales”. “Ningún partido más se acordó de la carretera en la negociación de los presupuestos”, agregó el Iglesias, para añadir que “aunque sabemos que la cantidad es pequeña, nosotros vamos a seguir insistiendo en que se acorten los plazos y se puedan desarrollar unas obras que vemos necesarias para terminar con un problema de seguridad importante”.

Los 50.000 euros que cita el regidor allerano servirían, en principio, para financiar la redacción del proyecto técnico para la construcción de nuevas viseras antialudes, desde poco después de iniciarse la subida hasta el tramo posterior a las actuales viseras. Pero aún se necesita una partida más cuantiosa para poder adjudicar y desarrollar las obras.

“Nosotros vamos a seguir manteniendo contactos con el Gobierno regional e insistiéndoles en la necesidad de esta inversión, ya que es una carretera peligrosa que usan miles de personas”, finalizó el regidor. Razón no le falta. La presencia de dos estaciones de esquí en lo alto del puerto como son la leonesa San Isidro y la asturiana de Fuentes de Invierno provocan cada año que miles de personas transiten por la peligrosa subida para llegar a practicar los deportes de nieve. Eso sin mencionar a ganaderos o trabajadores que recorren esta vía de forma habitual.

Compartir el artículo

stats