Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia del “botellón”: los vecinos alertan sobre reuniones de jóvenes para beber en zonas rurales

Exigen a las administraciones y fuerzas de seguridad más vigilancia: "Si no lo paramos, no saldremos de esta"

Zona apartada de Pola de Lena

Zona apartada de Pola de Lena

Preocupación vecinal ante el aumento de la celebración de “botellones” en la zona rural de la comarca y lugares apartados de los entornos urbanos. Jóvenes que se reúnen con alcohol y que no respetan las medidas sanitarias para la contención de la crisis sanitaria del covid-19. La situación está tan “desmadrada”, según la Agrupación de Vecinos de Mieres, que ya la han puesto en conocimiento del Ayuntamiento y de la Delegación de Gobierno en Asturias: “Si no lo paramos, no saldremos de esta”, afirma Arsenio Díaz Marentes, portavoz de la entidad.

El último fin de semana, apuntan los vecinos, hubo “botellones” en zonas rurales de Aller, Lena y Mieres. Nada nuevo: desde el Centro de Rehabilitación en Drogodependencias (RED) de Mieres ya habían alertado de que la falta de ocio alternativo está aumentando el consumo de sustancias entre jóvenes. O, al menos, “sacándolo a la luz”. También se ha registrado un incremento en las adicciones sin sustancia, especialmente en las apuestas online.

“No podemos permitir que esto siga pasando”, lamentó ayer Díaz Marentes. Es por eso que, ayer mismo, remitieron un escrito a las administraciones y también al área sanitaria del Caudal (nombrada área sanitaria VII). Por eso, instan a “que se aplique la normativa de la Delegación de Gobierno de Asturias, que establece la coordinación y colaboración entre las autoridades sanitarias y las de orden público”.

La petición de la Agrupación Vecinal pasa porque Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Local actúen conjuntamente “para controlar estas situaciones, ante la incidencia que está teniendo el coronavirus en el concejo”. Mieres se encuentra actualmente en la fase cuatro plus, de “riesgo extremo”. Es por eso que están en vigor duras restricciones: el cierre perimetral del municipio y la actividad hostelera reducida a las terrazas. En idéntica situación se encuentran Aller y Lena, dos de los municipios asturianos con la incidencia más alta.

“Esta mañana (por la mañana de ayer) hemos hecho llegar este escrito al alcalde, Aníbal Vázquez y al vicealcalde, Manuel Ángel Álvarez. También a los concejales de Participación Ciudadana y Salud, además de la Delegación de Gobierno y a los responsables del área sanitaria”, explicó Marentes. Y añadió: “Hasta ahora solo nos han respondido las autoridades sanitarias, esperamos una reacción rápida y coordinada por parte de la Administración local”.

Contactos estrechos

La organización de “botellones” no es la única preocupación para la Agrupación Vecinal de Mieres. Díaz Marentes también denunció, y así lo ha hecho constar la entidad en el escrito, que “hay muchas personas del concejo que se están saltando la cuarentena y dificultando la labor de los rastreadores”. Llegan a tal punto, según su versión, que algunos contactos estrechos de positivos “ni siquiera contestan al teléfono cuando los rastreadores les llaman para hacer el seguimiento”. En este momento, lanza un mensaje a la ciudadanía: “Podemos hacer todo lo que esté en nuestras manos desde las asociaciones y desde las administraciones, pero no debemos olvidarnos de nuestra responsabilidad individual para terminar con esta pandemia”, destacó. El cierre perimetral de Mieres, en principio, está en vigor hasta el domingo. Atendiendo a los datos de los últimos días, todo indica que se mantendrá –al menos– durante otros quince días.

Compartir el artículo

stats