Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Corredor, una carrera de obstáculos

La coincidencia de varias obras de reparación en la principal vía de comunicación del valle afecta al discurrir normal del tráfico

Las obras para la reparación del argayo a la altura del Museo de la Minería.

Las obras para la reparación del argayo a la altura del Museo de la Minería. L. Díaz

El Corredor del Nalón, la principal vía de comunicación del valle, se ha convertido estos días en una auténtica carrera de obstáculos, debido a la coincidencia de varias obras de reparación. Se trata del arreglo del túnel de Sotrondio, uno de los trabajos de más calado, que obligará a la reparación incluso de la bóveda con la consecuencia de tener que cerrar ese tramo del Corredor durante dos meses. Pero no son las únicas actuaciones. Unos kilómetros antes, a la altura del Museo de la Minería de El Entrego, están reparando un desprendimiento –el Nalón “se come” la plataforma de la vía–, que también afecta al tráfico. Ya en la carretera “vieja”, entre Blimea y Barredos, también están trabajando en otro derrumbe. Todas estas actuaciones, totalmente imprescindibles, afectan en gran medida al discurrir normal del tráfico.

Y es que en las obras del túnel de Sotrondio, donde el Principado se gastará más de un millón de euros, la circulación está regulada por semáforos al habilitarse un solo carril. Eso hace que, en los momentos de mayor incidencia del tráfico, se provoquen retenciones en el Corredor. Algo menos incómodo para el conductor son las obras del argayo en El Entrego. Aquí no se ha eliminado ningún carril, al menos no de momento. Sin embargo, sí se han desviado los carriles y colocado pivotes en la calzada para evitar que los coches se confundan de trazado. Esto obliga a reducir la velocidad para poder pasar por el tramo con total seguridad y evitar chocar con uno de los pivotes.

La tercera de las obras, el argayo entre Blimea y Barredos en la antigua carretera del valle tiene suprimido uno de los dos carriles. Aquí no hay semáforos, ya que se trata de un tramo muy corto, si bien puede dar problemas cuando se incrementa el volumen de tráfico. Y es que, de forma puntual se han producido algunos cortes en el Corredor debido a las obras que han obligado a desviar el tráfico por las localidades de Sotrondio y Blimea para salir en el enlace de Barredos. Este recorrido pasa por la zona de este argayo.

Trabajos preliminares en el argayo entre Barredos y Blimea. Vivas

Las obras de los desprendimientos de El Entrego y Blimea-Barredos tienen un plazo de ejecución de tres meses, mientras que el del túnel de Sotrondio se alargará hasta el próximo otoño. El viceconsejero de Infraestructuras, Jorge García, pidió ya de antemano disculpas a los vecinos por las molestias que provocarían estas obras durante la visita que realizó hace unos días a la zona. Si bien, como recalcó, se trata de unas obras necesarias.

Eso sí, para evitar más molestias, ya anunció que el corte en el Corredor del Nalón durante dos meses por el arreglo de la bóveda del túnel se producirá al final de los trabajos. La previsión, como señalaron en la propia obra, es que comience a finales del verano. Para entonces, dados los plazos de ejecución de las otras obras, estas ya estarán terminadas. Así, el tráfico podrá desviarse desde Barredos hasta Sotrondio por la carretera vieja del valle y la afección al tráfico será mucho menor que lo sería a día de hoy.

Compartir el artículo

stats