Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Huevos Pintos contra la pandemia

Los residentes de un geriátrico de Sama organizan su propia exposición para celebrar la tradicional fiesta, suspendida por la crisis

Leontina Bernardo muestra uno de los huevos.

La crisis sanitaria del coronavirus ha obligado a aplazar hasta mejor ocasión muchas fiestas populares emblemáticas. Entre ellas, los Huevos Pintos, de gran tradición en el distrito de Sama. Sin embargo, en la residencia de mayores El Dorado decidieron que, a pesar de la pandemia, sí se podía mantener viva esta fiesta con una exposición de estos huevos en la que involucraron a sus residentes.

Beatriz Menéndez, gerente del centro, señaló que “siempre solemos hacer actividades que tengan que ver con la temática del momento, ya sea Navidad, Carnaval o, como ocurre en esta ocasión, con los Huevos Pintos, que en Sama siempre se han celebrado mucho”. Sin embargo, llegó el coronavirus y sus restricciones, lo que ha derivado en la suspensión de las actividades que tradicionalmente se hacían cada año. Esto no gustó mucho a los residentes, quienes aseguraban que “les faltaba algo, por eso decidimos celebrar nosotros la fiesta con una exposición”.

La temática no podía ser otra que la situación actual, así que muchos de los huevos que salen representados portan mascarillas. Al menos los que están por la calle, ya que hay otros que están dentro de sus casas sin este accesorio. Todos los huevos han sido pintados por los residentes con la ayuda de los terapeutas del centro.

Detalle de la exposición.

Detalle de la exposición.

Una idea que “encantó” a los residentes, como es el caso de Luis Rebollo, quien destacó que esta actividad “tiene muchos beneficios, sobre todo por la psicomotricidad y la cabeza”. Recuerda Rebollo que la fiesta de los Huevos Pintos “es una celebración de toda la vida y, antiguamente, llegábamos a competir con las fiestas de Pola de Siero, así que no podíamos dejar de celebrarlo, aunque fuese de este modo”.

Los residentes del centro están “deseando” que llegue el próximo día 9 para ver si cambian las actuales restricciones que no les permiten salir del centro. En el complejo les han habilitado una zona vallada en la calle para que puedan al menos tomar el aire, “pero no es lo mismo; tenemos ganar de salir, de quedar con los amigos para tomar algo, para comer”, apunta Rebollo. La zona vallada “hace que sea más llevadero el paso del tiempo, pero los residentes están deseando salir porque están muy acostumbrados a participar en la vida social de Sama”, explica la gerente del centro. En unos días sabrán si podrán relajarse las medidas.

Compartir el artículo

stats