Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La burocracia del Principado retrasa un año las licencias y permisos en pueblos protegidos de Caso

El alcalde, Miguel Fernández, exige al Principado y a la Federación Asturiana de Concejos "una solución" a las barreras administrativas

La entrada al pueblo casín de Caleao

La entrada al pueblo casín de Caleao

El alcalde de Caso, Miguel Fernández, reclama que se agilicen las licencias para las obras que se realicen en los núcleos que tienen protección patrimonial y que se reduzcan las exigencias. “En la solución a este problema tienen que trabajar la Federación Asturiana de Concejos (FACC) y la Consejería de Cultura porque esta es una situación que afecta a todos los municipios”, resaltó el regidor.

Defiende Miguel Fernández que un proyecto para una de estas áreas “no puede esperar, primero, por la oficina técnica de la Mancomunidad, y después hasta nueve meses por Patrimonio, en total hasta un año”. Y en ocasiones con un informe favorable de la primera y la denegación, con “más exigencias” a continuación, dijo. Esto provoca que muchos promotores de proyectos en viviendas de los núcleos afectados acaben desistiendo, añadió el alcalde de Caso.

En el municipio del alto Nalón Caleao tiene la catalogación de Bien de Interés Cultural (BIC). Otros dos núcleos, Orlé y Soto de Caso, tienen el segundo grado de protección al estar incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias. “Para arreglar el tejado de una cuadra y evitar que se venga a abajo hay que esperar mucho tiempo. Y esto al final supone que se juega con la economía de muchos pueblos”, manifestó.

Además, en Caso se unen las restricciones del parque natural. “Todo esto hay que tenerlo en cuenta cuando se habla de apostar por vivir en los pueblos”, subrayó Miguel Fernández. Las exigencias y la tardanza en lograr la licencia hace que “unos decidan desistir e incluso algunos no sacar permiso” para ejecutar las obras, dijo.

En Caleao, la protección aplicada a la iglesia de Santa Cruz la Real, declarada Bien de Interés Cultural (BIC), se extiende a todo el núcleo. La resolución de la Consejería de Cultura reflejó que “dada la importancia de la iglesia y su posición dominante entre el caserío del pueblo” tiene que abarcar un espacio más amplio que el del propio templo. Se ciñe, por tanto, a la delimitación del núcleo de Caleao tal y como aparece recogida en las normas subsidiarias del concejo de 1997. Las intervenciones en el área deben contar con el informe previo de la Consejería, que es la competente en materia de Patrimonio Cultural. La protección patrimonial en Orlé y Soto de Caso se extiende también a todo el núcleo.

Hace un año la Consejería de Cultura, Política Llingüística y Turismo aprobó una resolución que marcaba el inicio de los trámites de modificación del decreto que protege el Camino de Santiago en Asturias, de forma que hubiese menos trabas para ejecutar obras junto a la ruta jacobea. Calculaba el departamento regional que se evitaría así que cada año tengan que pasar a informe de Patrimonio una media de 200 expedientes.

Compartir el artículo

stats