Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Zafira Castaño recluta talento científico

La bioquímica, premio “Langreanos en el Mundo”, trabaja con su fundación para impulsar las carreras de investigadores de España y Portugal mediante becas y mentores

Zafira Castaño

Zafira Castaño

La bioquímica langreana Zafira Castaño, afincada en Estados Unidos, obtuvo recientemente el premio “Langreanos en el Mundo” de 2020 (el año pasado se aplazó la concesión del galardón por la pandemia) por “su prometedora carrera profesional en el diseño de nuevos enfoques terapéuticos para pacientes de cáncer” y por “su compromiso social para revertir la fuga de cerebros, además de su implicación en el ámbito educativo”. Tras trabajar durante ocho años como docente e investigadora en la Universidad de Harvard, esta bioquímica dio un paso más en su carrera para entrar en la industria farmacéutica. También trabaja a través de la fundación IMFAHE para desarrollar el talento de jóvenes investigadores y promover la innovación.

Castaño –que ya recibió en agosto de 2018 el premio de “Asturiana del mes” de LA NUEVA ESPAÑA– aseguró, sobre el galardón de “Langreanos en el Mundo” que “lo recibo como mucho orgullo, aunque yo no me siento digna de ningún premio. No hago más que cualquier otra persona”. La langreana, que está pasando unos días de vacaciones por Europa junto a su familia, aseguró que se enteró del premio “por mi madre, que me llamó muy emocionada. La verdad es que se me saltaron las lágrimas por recibir este reconocimiento de mi pueblo. Ojalá mis abuelos estuvieran en vida porque les habría hecho todavía más ilusión que a mí”.

El premio es mucho más que una distinción de sus vecinos. Es un reconocimiento a una brillante carrera que arrancó con la investigación en cáncer de pulmón y más tarde con el de mama. “El premio ayuda mucho a divulgar la investigación”.

Tras dar sus primeros pasos como investigadora en España, Zafira Castaño cruzó el charco hace ya una década para llegar a un país “que cambió mi vida”. Estuvo en la Universidad de Harvard, “donde me centré en la investigación del cáncer de mama y la metástasis, y también daba clases. Pero después de ocho años sentí la llamada de la empresa farmacéutica porque, aunque el trabajo que estaba haciendo era importante, no veía el impacto ni cómo llegaba a los pacientes”. Así que después de muchas dudas y charlas con su familia, hace dos años y medio dio el salto, formando parte del equipo de la firma Rubius Therapeutics: “Allí lo que hacemos es inmunoterapia y terapias celulares para pacientes de cáncer; y lo hacemos a través de los glóbulos rojos”.

Pero por si la investigación sobre el cáncer le parecía poco, esta langreana también decidió apostar por los nuevos talentos con la creación en 2015 de la fundación IMFAHE, de la que es cofundadora. “El objetivo es conectar el talento y promover la innovación y educación global a través del ‘mentoring’. Conectamos talentos de España y Portugal, con españoles y portugueses que están en cuatro continentes del mundo que les dan ‘mentoring’ para el desarrollo profesional, para crear empresas o para conseguir becas”, explica, Para Castaño, “se trata de ayudar a las futuras generaciones”.

Y explica una anécdota: “En 2015 ya usábamos las nuevas tecnologías para comunicarnos, como ‘skype’ o ‘zoom’, y lo que nos enseñó esta pandemia es que toda la gente que fuimos preparando desde entonces ahora estaban superpreparados y tenían una ventaja. La pandemia nos ayudó a que todo el mundo entendiese el concepto de que, en realidad, no necesitas estar en un sitio determinado para aportar”.

¿Y en España hay talento? “Hay un talento increíble por el mundo y los españoles somos muy humildes, no sabemos reconocer todo el talento que tenemos”, explica. Pero también hay generosidad. “Tenemos personas en Singapur, en China, en Stanford y es increíble ver el recorrido, lo duro que han trabajado para llegar a esas posiciones. Y que, a la vez, sacan tiempo para ayudar a las nuevas generaciones”. El trabajo de la fundación tiene en Asturias a la Universidad de Oviedo como uno de sus colaboradores. “Llevamos cinco años trabajando con la Universidad y a través de ella canalizamos las colaboraciones. Todos los alumnos matriculados pueden formar parte de las iniciativas que lanzamos en la fundación IMFAHE. A finales de septiembre o principios de octubre abriremos un nueva convocatoria”.

En la fundación cuentan con una veintena de becas para jóvenes talentos, “de los que el 60% acaban en Harvard o en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), la verdad que llegar a Harvard no es imposible si de verdad se quiere”.

Castaño también quiso rendir su propio homenaje al profesor Manuel Carbajo, “que durante la pandemia quería explicar a sus alumnos el talento que había en Langreo y contactó conmigo, así que les relaté el recorrido que había hecho de vivir en Gargantada hasta llegar a Boston. Todos los baches e inseguridades que tuve que pasar como niña y mujer. Y espero que haya servido para que otras niñas sepan que se puede hacer una carrera como mujer e investigadora”.

Compartir el artículo

stats