El complejo de Nitrastur “revive” veinticinco años después de su clausura

Iberdrola iniciará este año la descontaminación de los terrenos con el objetivo de “favorecer la instalación de empresas en Langreo”

Terrenos de Nitrastur, en Langreo, con las instalaciones de la central térmica al fondo.

Terrenos de Nitrastur, en Langreo, con las instalaciones de la central térmica al fondo. / Julio Vivas

Julio Vivas

Julio Vivas

El complejo industrial de la Sociedad Ibérica de Nitrógeno, también conocido como Nitrastur, funcionó en Langreo desde 1954, cuando acabó de construirse la fábrica, hasta 1997. La actividad de la factoría se centraba en la fabricación de nitratos y sulfatos (fue el primer lugar de España en el que se hizo sulfato amónico). Veinticinco años después de su cierre definitivo, en 1997, la instalación “revivirá”, una vez que Iberdrola, actual propietaria del suelo, aborde las labores de descontaminación de los terrenos donde se asentaba la factoría. Esa contaminación del suelo ha lastrado en los últimos años el aprovechamiento (el Principado llegó a plantear un complejo empresarial y residencial) de la principal zona de expansión de La Felguera.

Desde la compañía eléctrica –dueña de la térmica de Lada, que se encuentra en pleno proceso de desmantelamiento– insisten en que Iberdrola “no es responsable” de la situación actual del suelo, haciendo hincapié en que el terreno ya estaba contaminado cuando se hicieron con la mayor parte de la parcela (122.000 metros cuadrados) en una subasta pública en 2001. Sin embargo, llevarán a cabo la descontaminación de los terrenos “para favorecer la instalación de empresas en Langreo”.

El proyecto de descontaminación, en su primera fase, se desarrollará a lo largo de este año. El objetivo es actuar sobre un área de cuatro hectáreas situada en el extremo norte de la parcela. Eso sí, antes deberán contar con la aprobación del Principado, al que ya se ha remitido el proyecto de descontaminación. “Una vez aprobado, nos encargaremos de licitar las obras y ejecutar los trabajos”, señalaron desde la eléctrica.

Los terrenos de Nitrastur tienen futuro, ya que forman uno de los principales focos de expansión urbanística de Langreo. La compañía se hizo con los terrenos por algo más de dos millones de euros en 2001 y esgrimió “razones estratégicas” para hacerse con la parcela, al encontrarse junto al recinto de la térmica de Lada.

En un principio, Iberdrola argumentaba que cuando adquirió los terrenos, una parte de ellos ya estaban contaminados y que la legislación establece que es el agente contaminante el que debe asumir su limpieza. La empresa también aseguró en el pasado que los terrenos no contaminados –el 70% de la parcela– estaban disponibles a la iniciativa de terceros, a través de su compra. También expuso su predisposición a facilitar su desarrollo, colaborando con las administraciones en la búsqueda de alternativas para estos terrenos. Finalmente, la eléctrica –a pesar de remarcar que “no es responsable” del estado del suelo– asumirá su descontaminación.

Presupuesto

Habrá que esperar todavía para conocer, en términos económicos, cuánto le costará a Iberdrola la descontaminación de la parcela. Una vez que la eléctrica saque a licitación el proyecto, se conocerá su alcance. A esto habrá que sumar los 17 millones de euros que se gastará en el desmantelamiento de la térmica, que se inició a mediados del mes pasado y se alargará durante tres años.

Más difuso está el futuro de este entorno. En Nitrastur ya hubo proyectos previos que no cuajaron como el que anunció el Principado en 2006 para la puesta en marcha de un complejo tecnológico y de viviendas. En los actuales terrenos de la térmica de Lada tan solo se conoce por el momento el anuncio de Iberdrola de construir una planta de hidrógeno verde. Esta iniciativa formó parte de las 53 propuestas centradas en este ámbito que fueron presentadas por la empresa al programa europeo Next Generation EU, a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Suscríbete para seguir leyendo