Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Langreo, un concejo con treinta alcaldes

Carmen Arbesú entregó las credenciales a los representantes de los diferentes núcleos del concejo, elegidos en votación por sus vecinos

Primera reunión y credenciales para empezar a trabajar. Un total de 16 de los 20 alcaldes de pueblo electos acudieron ayer a la Casa de Cultura de Sama a recoger sus credenciales y participar en la primera reunión con la alcaldesa de Langreo y con edil de Participación Ciudadana. Más adelante se programarán nuevos encuentros por zonas. | M. Á. G.

La alcaldesa de Langreo, Carmen Arbesú, y la concejala de Participación Ciudadana, Sara Fernández Braña, entregaron ayer sus credenciales a los nuevos alcaldes y alcaldesas de pueblo del concejo en un acto en la Casa de Cultura de Sama. Fueron elegidos en los procesos de votación vecinal que se desarrollaron en los meses de noviembre y diciembre.

En esos procesos de participación vecinal de finales de año fueron elegidos 20 alcaldes de pueblo. En otros 9 casos no se presentó nadie por lo que esos puestos serán resueltos por designación directa de la Alcaldía en los próximos días. Así figura en el estatuto de participación ciudadana, al haber quedado desierta la elección, informó el gobierno local.

Los veinte alcaldes elegidos son los siguientes, según las zonas. En La Huelga, La Casa l’Cantu, La Espinera, Camonal y parte del núcleo de Tuilla, Beatriz Sierra González; en El Fondaque, El Coz, El Molín del Rozau, Refozones y El Molín del Coz, José Luis García Pérez; en La Braña, Carretera de La Braña, La Tomera, La Braña del Río y El Ceacal, Ismael Antuña Fernández; en El Rozau, La Casa Nueva, El Quitu, El Carbayu, Les Peñes, La Casona, La Mudrera, La Mudrerina y La Gallina, Juan Manuel Riesco Martínez; en La Moral, Antuña, Baeres de Abajo, Baeres de Arriba, La Güeria, Otero Roiles, La Caperal, El Barreru y La Navaliega, Manuel Ángel Vázquez Martínez; en Cabaños, La Campa, Navaliegu, La Xuga, Centenal y La Capilla, Alfredo Gregorio González Fernández; en La Nueva, La Fresnosa, El Llano, El Corralón y Pumarón, Tomas Hernández Rodríguez; en La Venta, El Carmen, Trapa, San Tirso, La Llana, Llandoso, Llanmartín, Espineo y La Güeria, Armando Grana Cuervo.

En Lada, el alcalde elegido fue José Enrique Camporro; en Frieres, El Viso, La Cuesta y Peñarrubia, Alfredo Fernández Vallina; en La Tabierna, Viesques, La Barraca y El Corro, María del Sol Fernández García; en Collau, La Campa, La Talamera y Barrio La Talamera, La Peña, La Estación, La Cortina de Barros y Barros; Manuel Gutiérrez Tamargo; en Campo la Carrera, Pedrazos, L'Acebal, El Pidibal, San Xusto, Venta l’Aire, Cutu la Piedra y El Respiñu, Elena García García; en Pénjamo, Granda y su entorno; María Lucía Hernández Silgado; en Pando, Nuria Fraile Argüelles; en Gargantada, Ricarión, La Cotariella y El Andaruxu, Teresa Alonso Alvarez.

Por último, en Les Llanes, La Foyaca, La Casuca, La Raposa, La Granda, Caufel y La Cantera; Belarmino José García García; en La Zorera, Grandallonga, Bobia, La Pasera, La Campina, La Piñera, Tarroneru y La Paerna, María José Vallina Gómez; en La Casona, Cardiñuezo y entorno, Asela Fernández Rodríguez; y en La Nava, La Teyera, Los Torgaos, Las Campas, La Llavaera, Ana Alves.

“Me alegra mucho” –explicó Carmen Arbesú– “haber completado la renovación de las alcaldías de pueblo, que fue una de las cosas alteradas por la pandemia. Escuchar a los vecinos de nuestra zona rural, darles voz y voto con la elección democrática de sus alcaldes de pueblo y tener estos procesos electorales ayudan a poner sobre la mesa las necesidades de nuestros núcleos y a plantear soluciones. Espero que mi relación con todos sea muy fructífera”, señaló la alcaldesa, Carmen Arbesú. En los próximos días, comenzará a mantener reuniones individualizadas con todas las personas electas para analizar la situación de todo el concejo.

Arbesú remarcó el gran valor de la respuesta vecinal al primer proceso de elección de alcaldes organizado en Langreo mediante voto secreto y en urna. “Tiene un enorme peso el interés de los pueblos por no perderse este proceso con una participación muy numerosa. Era la primera vez que se votaba de manera similar a la de unas elecciones, no en asambleas. Y la respuesta a este cambio fue muy positiva”.

Compartir el artículo

stats