Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ayuda sanitaria para curar el Sáhara

La doctora Ana Gutiérrez y la enfermera Maisa Ordóñez explican en Langreo el proyecto de Médicos del Mundo para tratar dolencias crónicas en los campamentos de refugiados saharauis

Bernabé Fernández, gerente del área sanitaria del valle del Nalón, Ana Gutiérrez y Maisa Ordóñez, ante una de las fotografías que forman parte de la exposición. | E. P.

La doctora Ana Gutiérrez y la enfermera Maisa Ordóñez acercaron ayer, en una charla en el Hospital Valle del Nalón, el proyecto que desarrolla Médicos del Mundo para la atención de las enfermedades crónicas, como la hipertensión y la diabetes, en los campamentos de refugiados saharauis. “Intentamos que los ciudadanos se conciencien de la necesidad de ayuda que se tiene allí. La salud es precaria porque no hay alimentos y la población sufre anemia”, destacó Ordóñez, que forma parte de la junta directiva de Médicos del Mundo en Asturias.

Ana Gutiérrez, médica en el Hospital Valle del Nalón, viajó al Sáhara en tres ocasiones formando parte del voluntariado de la ONG y dentro de este proyecto. Médicos del Mundo tiene personal en la zona pero también organiza, apuntó la doctora, “comisiones con el médico de familia o internista, endocrino, personal de enfermería y un logista”. La atención, relató, se realiza fundamentalmente en los centros de salud.

“Se adapta el tratamiento a su realidad y se hace mucho apoyo y formación a diferentes niveles asistenciales porque no es solo a médicos y a personal de enfermería, también a pacientes y familias y a otras personas involucradas”, afirmó Ana Gutiérrez. La doctora langreana destacó que la ONG Médicos del Mundo “se coordina con el sistema sanitario” y “está involucrada con el pueblo saharaui en el tratamiento de diferentes patologías”.

Ordóñez hizo hincapié, en la charla destinada a personal sanitario del área, en que en los campamentos de refugiados saharauis “hay muy pocos médicos y la mayoría del personal sanitario que hay son técnicos y enfermeros”. En esa coyuntura, señaló, “nuestro trabajo es de apoyo, de observación y de darles a ellos las herramientas para que puedan trabajar”.

La enfermera subrayó que es fundamental “la concienciación sobre la situación que vive la población, que lleva enquistada más de 45 años”. En ello y en el trabajo que realizan los sanitarios en los campamentos saharauis se centra la exposición “Destierro y esperanza” del fotógrafo Nacho García-Cosío, que se exhibe en el hospital de Riaño, a unos metros del salón de actos. Está compuesta por 21 imágenes y se podrá contemplar hasta el 25 de junio.

Compartir el artículo

stats