Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Langreo y Mieres convierten sus zonas degradadas en un museo al aire libre del arte urbano

Artistas nacionales e internacionales recuperan con murales artísticos espacios públicos para dejar claro que las Cuencas mira al futuro con optimismo

Los espacios urbanos degradados son un quebradero de cabeza para cualquier ayuntamiento, pero también pueden ser una oportunidad. Así lo entendieron en Langreo que visualizaron en esos lugares el punto justo para crear una suerte de museo al aire libre del arte urbano. Muros y paredes que antes no eran más que un pozo sin fondo de recursos municipales para limpiar malos grafittis y proclamas más o menos legítimas a golpe de spray se han convertido en piezas de arte. No se trata solo de una operación estética, sino que esta redecoración de las Cuencas es una demostración de músculo, de fuerza para mirar al futuro con optimismo y de dejar claro que las Cuencas no son terreno baldío sino un lugar en el que se pueden hacer muchas cosas.

A finales de semana el estudio Think Diseño ponía la pincelada final al proyecto en el pasadizo de acceso a la ciudad industrial de Valnalón. El estudio, que nació en La Felguera y ahora tiene su sede en Noreña ya tenía experiencia en la zona. Son los autores del arcoíris de la torre de refrigeración de la antigua Fábrica La Felguera, hoy Museo de la Siderurgia. Marcelino de la Fuente y Toni Cobertera, los responsables de Think, no solo fueron los que pintaron el último mural sino que se encargaron del comisariado de todo el proyecto.

Los murales tienen un denominador común que se fijaba en las bases de la convocatoria. Las obras debían estar relacionadas con los conocidos como «Objetivos del milenio», «un concepto muy amplio que permitió dar libertad a los artistas», explica Marcelino de La Fuente.

Las obras están firmadas por artistas de toda España, incluido Langreo. Los locales, agrupados en el colectivo «Los tres que sobran» se hicieron cargo de una pared la plaza Herrero de Sama. Chus Matos, que firma como SKF, uno de los artistas que pintaron el mural explica que se utilizaron referentes femeninos de diferentes épocas.

También un tributo a las mujeres es el mural «Carboneras del Nalón» que el artista gallego Joseba Muruzábal pintó en el muro de la calle Sabino Alonso Fueyo, en la conexión entre Lada y La Felguera. La obra se basa una fotografía antigua «en la que aparecen mujeres diferentes edades en fila, todas, menos la más joven, con cesta en la cabeza, que representan sus cargas», señaló el autor, a lo que el concejal de Urbanismo de Langreo, Javier Álvarez añadió que la obra está dedicada «a las mujeres mineras en reconocimiento a ese trabajo invisibilizado que hicieron durante muchos años».

Justo enfrente, en el paso subterráneo que une La Felguera y Lada por debajo de las vías del tren, intervino el artista zamorano David Maker. Su trabajo consistió no solo en pintar los dos muros laterales del paso sino también el techo, un total de 180 metros cuadrados. El zamorano se fijó en uno de los Objetivos del Milenio, el de lograr bienestar y la salud mundial. Entendió que el deporte era un buen camino para lograrlo. Además, el espacio que ocupa su mural es muy transitado ya que da acceso a la conocida como «ruta del colesterol». David Maker convirtió esos muros en un gigantesco rocódromo con pinceladas de otros deportes.

El deporte le tocó de cerca al burgalés afincado en Candás Goyo Rodríguez, que se encargó de pintar uno de los muros laterales del Nuevo Ganzábal, el estadio del UP Langreo. Poco después de acabar su mural langreano, Rodríguez firmaba el cartel de la última película de Steven Spielberg, a quien el gigante Dinsey encomendó llevar al cine el musical «West Side Story». Disney encargó a Goyo Rodríguez el cartel que se presentó en la premier en Londres. En Ganzábal, Rodríguez puso sus «conceptraciones» al servicio de seis de los Objetivos del Milenio. El artista utiliza metáforas visuales que surgen de su enorme capacidad de síntesis. Al mismo tiempo, Rodríguez recibía el premio al mejor libro editado en 2020 por su trabajo «Casas. Diario gráfico del confinamiento».

Para cerrar el proyecto cogieron los pinceles los responsables de Thik Diseño. Para el pasadizo de Valnalón diseñaron «un mural artístico con integración de luces led, que se colocan en las dos paredes para que el espacio disponga de iluminación durante todo el día», aseguró Marcelino de la Fuente.

Todo esto en la Cuenca del Nalón, pero en el Caudal, en Mieres, también se está apostando por la recuperación de espacios degradados a través del arte urbano, como han hecho las chicas del «Dúo Amazonas», compuesto por las artistas Natalia Andreoli (Argentina, 1992) y Lina Castellanos (Colombia, 1990), en la confluencia de las calles Carreño Miranda y Doce de Octubre. Las artistas, con obra en Argentina, Portugal, Grecia, Uruguay o Grecia, llevaron a la pared la imagen de un Mieres de fiesta, de aquellos años en los que la ciudad era un bullicio. La intención no es otra que recordar el pasado para mirar al futuro.

El del «Dúo Amazonas» es el primero de los murales en medianeras con los que Mieres quiere establecer lazos entre la tradición y el «porvenir de la ciudad2, una idea impulsada por el área de Desarrollo Urbano Sostenible que dirige Delia Campomanes.

Compartir el artículo

stats