Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arranca la obra que reintegrará a Pajares en la "élite" de las estaciones de esquí

El Principado confía en acortar plazos para que Valgrande tenga este invierno funcionando un telecabina "único" en la Cordillera Cantábrica

Por la izquierda, Javier Martínez, Berta Piñán, Gema Álvarez y la concejal Loli Martínez, ayer observando el inicio de las obras en la estación de Pajares. | D. M.

La estación de Valgrande-Pajares ya está en obras. El equipamiento lenenses afronta desde ayer unos trabajos que deben auparlo de nuevo entre la "élite" de los complejos invernales del país. Y es que el comienzo de las obras de la esperada reconstrucción de la estación marca un hito histórico dentro de los casi 70 años de vida de la instalación. "Vamos a pasar de ser una estación muy antigua a integrarnos en la primera división nacional", destacó ayer el director del complejo, Javier Martínez.

La consejera de Cultura, Política Llingüística y Turismo, Berta Piñán, también subrayó ayer la enorme trascendencia del ambicioso proyecto de mejora de Valgrande-Pajares, que en esta primera fase supone una inversión de 9,7 millones de euros. "Hubo notables dificultades, pero han sido muchos los que han colaborado para poner en marcha un proyecto que debe ser un motor económico, de recursos y de empleo para la comarca". La alcaldesa de Lena, Gema Álvarez, también acudió ayer a Pajares para ver como las excavadoras comenzaban a trabajar. "Con estas actuaciones Valgrande volverá a ser un referente invernal no solo para el norte de España, sino para todo el país". Además de agradecer el compromiso del Gobierno regional, la regidora tuvo un recuerdo para la Cámara de Comercio, entidad que dio un importante impulso al proyecto.

En el marco de un radiante día de sol, los trabajos en Valgrande arrancaron ayer en dos localizaciones. En la zona baja de la estación se trabajó en la retirada de tuberías. Arriba, en la azotea de las pistas, las tareas se centraron en el acondicionamiento de los terrenos.

Una pala, ayer, trabajando en la zona alta de la estación lenense.

El plan para la estación lenense es el de mayor volumen de inversión entre los últimos acordados por el Principado y el Instituto para la Transición Justa. En esta primera fase está prevista la ejecución de un nuevo sistema de transporte por cable, que incluye la instalación de la telecabina Cuitu Negru, y el acortamiento del telesilla Brañillín, así como el desmontaje de los telesquíes La Hoya y Arroyo y de los telesillas Hoya de Cuitu Negru y Les Patines. Además, se adaptará una telecabina para el disfrute de debutantes, peatones y personas usuarias, tanto en invierno como fuera de temporada. Será accesible para menores, familias, inclusivo y adaptado.

Javier Martínez explicó ayer que el futuro Cuitu Negru contará con 40 cabinas. Se trata de un sistema similar al que funciona en el Parque de la naturaleza de Cabárceno (Cantabria). El director de Valgrande apuntó que este sistema de telecabina será pionero en la Cordillera Cantábrica y puede equipararse al que presta servicio, por ejemplo, en Sierra Nevada.

Dos mil personas

El telesilla del Brañillín mueve actualmente a un máximo de 1.400 personal a la hora y el futuro sistema alcanzará los dos mil. "Los usuarios de Pajares tendrán mucho más tiempo para esquiar sin tener que sufrir largos periodos de traslado, de incluso más de 17 minutos". Cuando entre en servicio el nuevo sistema mecánico, el ascenso hasta la cumbre se realizará en poco más de 4 minutos.

Con el inicio de las obras la gran duda ahora es si el moderno y veloz remonte estará operativo antes del inicio de la campaña invernal. En principio, el plazo inicial de los trabajos es de nueve meses, pero aún así no se descarta que los esquiadores puedan disfrutar del sistema mecánico este invierno. "No podemos descartarlo ni asegurarlo. Lo que está claro es que existe un compromiso de trabajar con la mayor celeridad y eficacia para intentar acortar los plazos al máximo posible", apuntó ayer Berta Piñán. La clave es que la nieve no aparezca hasta ya bien entrado noviembre, alargando el periodo hábil de trabajo en la Cordillera. "La empresa tienen gran experiencia y soy optimista", remarcó Martínez. Con todo, el viejo remonte del Brañillín no se retirará "hasta que tengamos la seguridad de que el telecabina está operativo".

Berta Piñán y Gema Álvarez también destacaron ayer que uno de los objetivos de la actuación es lograr descentralizar la actividad turística en Pajares, potenciando actividades en auge como el cicloturismo y otros deportes y actividades de montaña.

Compartir el artículo

stats