Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El club Manuel Llaneza busca 500 socios para evitar el cierre

Comercio y hostelería se suman a una campaña de captación de usuarios: "Tenemos que salvar a una entidad emblemática"

Por la izquierda, Javier Madrigal (comerciante de Mieres), Loli Olavarrieta, Fernando Gómez, Roberto Ardura, Mario Vigil y Javier García, con los carteles animando a hacerse socio del club. | D. O.

Quinientos socios. Quinientas personas con nombre y apellidos que paguen 27 euros al mes por utilizar la piscina y el gimnasio del club deportivo Manuel Llaneza de Mieres. Es lo que la entidad, en preconcurso voluntario de acreedores, necesita para no desaparecer después de más de tres décadas de historia.

Antes de la pandemia había 1.200 socios y en la actualidad pagan su cuota 683 personas. "Con una masa social de 1.100 personas, más o menos, estaría garantizada la continuidad del club". Es el cálculo de Fernando Gómez, presidente de la junta directiva que este miércoles ha presentado una campaña de captación de socios, "un S.O.S." para que la piscina, como es conocida en Mieres, no tenga que cerrar sus puertas.

Gómez aludió a circunstancias estructurales, el descenso de número de socios con la pandemia, y coyunturales, el precio de la energía, para justificar el concurso se acreedores. La caja no da más de sí y menos cuando se han perdido los 3.000 euros anuales que suponía el convenio de patrocinio de Liberbank y que ahora ha derogado Unicaja.

Gómez reconoció que son momentos "muy duros" para la directiva "porque queremos salvar la entidad pero también diez puestos de trabajo".

Pese a todo, desde que se conoció la crítica situación por la que atraviesa, el club ha recibido innumerables apoyos, "lo que nos hace seguir adelante y hacer todo lo posible por salvar la piscina".

Gómez puso sobre la mesa una paradoja. Al mismo tiempo que en el mismo momento que la directiva lanzaba una llamada desesperada en busca de socios, cinco niñas, nadadoras del club, viajaban hacia Logroño para participar en el campeonato de España, "un hito histórico", dijo el presidente.

Los primeros en sumarse a la campaña de abonados, a ese empeño de sacar adelante la entidad, son los comerciantes y hosteleros de Mieres. La presidenta de la Unión de Comerciantes del Caudal, Loli Olavarrieta, recordó como de niña acudió a clases de natación en la piscina con el histórico José Vitos Natal. Lo hizo para remarcar que el Manuel Llaneza "es un club emblemático" que además, señaló, "ha dado visibilidad a Mieres en toda Asturias y toda España". Olavarrieta apuntó también que "el cierre de la instalación repercutirá en el comercio porque hay muchas tiendas de material deportivo". Por eso animó a "todo el que pueda" a hacerse socio. Así lo harán en los comercios mierenses donde colocarán un cartel informativo y explicarán a sus clientes la situación de la piscina. Lo mismo ocurrirá en los locales de hostelería. Roberto Ardura, presidente de la asociación de comercio, hostelería y servicios de Mieres, destacó la importancia del boca a boca para conseguir socios. "La piscina es una parte muy importante de nuestro concejo y tenemos que luchar por ella", subrayó.

Javier García, miembro de la junta directiva del club Manuel Llaneza, quiso ayer hablar como usuario de unas instalaciones "que son la envidia de media Asturias". García reconoció su tristeza por ver la situación en que se encuentra la piscina, "lo pienso cuando vengo por las tardes y veo a 20 o 30 nenos en los cursillos", lamentó.

Mario Vigil, presidente del Chas de Gijón, se sumó a la reivindicación en representación de la Asociación de Clubes y Entidades Deportivas y Recreativas de Asturias. Vigil pidió, además del apoyo de los mierenses, "un plan de choque de las administraciones para ayudar a los clubes deportivos igual que se está ayudando a las empresas".

Lo último en LNE+

Compartir el artículo

stats