Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los santos sanadores "dan el alta" a la fiesta de Los Mártires en Mieres tras el parón por la pandemia

La romería dedicada a San Cosme y San Damián regresa tras dos años pese al temor al covid, que sí ha llevado a suspender el popular mercáu astur

Procesión de Los Mártires, en una de las ediciones previas al estallido de la pandemia.

–Hay que confiar en el buen hacer de nuestros santos sanadores.

El mercáu astur de Cenera, en una imagen de archivo.

Siro Gutiérrez y Florina García llevan décadas al frente de la romería de Los Mártires. La popular cita campestre de Insierto retorna este próximo 27 de septiembre tras dos años de parón debido a la pandemia. El verano pasado fue la única gran jira regional que no se celebró: "Solo hubo misa y la novena", recordaba ayer Florina García. En 2020, ni eso: todo suspendido. Y es que el temor a la propagación del covid-19 en el envejecido valle de Cuna y Cenera decantó el pulso entre la prudencia y la diversión a favor de lo primero. Ahora, San Cosme y San Damián han dado finalmente su "autorización" para que se retome la celebración.

San Cosme y San Damián fueron dos hermanos médicos que, tras alcanzar gran popularidad prestando desinteresadamente sus servicios a los enfermos, fueron torturados y posteriormente asesinados. Se presenta congruente que una fiesta ligada a dos sanadores vaya a ser de las últimas en levantar el confinamiento por la pandemia. "Habrá pregón el día 26, romería el 27 y celebración infantil el 28, como siempre", explican los vecinos de Insierto sobre los que recae el peso de la organización de la apertura y cierre de la cita: "Siempre hay un punto de preocupación por la salud de la gente, pero al final se trata de una actividad al aire libre", recalcan.

Los actos ligados propiamente a la romería dependen del Ayuntamiento de Mieres. Los responsables municipales consultados por este diario confirmaron que habrá grupo de baile y banda de gaitas, dos orquestas "de las mejores, sino las mejores y más populares de Asturias, más un DJ". El contenido concreto del programa se comunicará en los próximos días. Habrá alumbrado ornamental básico, cuadro eléctrico y generador y servicios higiénicos toda la fiesta. También se desarrollará un intenso operativo de seguridad. Lo habitual es que entre Guardia Civil, Protección Civil y sanitarios el encuentro esté vigilado por más de medio centenar de profesionales.

El pregón del día previo a la romería y Los Martirinos del día posterior serán organizados, como es habitual, por los vecinos de Insierto. "Un evento se estas características lleva detrás mucho trabajo, pero es el momento de retomarlo para que no se pierda y las nuevas generaciones puedan tomar el relevo", apunta Florina García.

Muchos contagios

El retorno de Los Mártires se ha hecho esperar, pero es que en el valle de Cuna y Cenera la pandemia del covid-19 se ha mostrado por momentos inclemente. De hecho, este mismo verano se han contabilizado numerosos contagios. En este contexto, la asociación de vecinos de Cenera ha optado por la suspensión del tradicional mercado asturiano que se viene organizando el fin de semana previo a Los Mártires: "En el valle hay mucha gente mayor delicada de salud y no queremos cargar con la responsabilidad de provocar un escenario de riesgo", explican los responsables del colectivo.

No habrá mercado asturiano un año más, pero la romería retornará el 27 de septiembre. La popular fiesta de Los Mártires fue declarada de interés turístico en 1969. Fue por esas fechas, cuando la popularidad de esta fiesta creció gracias a Televisión Española, que con el cantante local Víctor Manuel, junto a la presentadora y poetisa Marisa Medina, rodó en el entorno de la fiesta diversas escenas de "La arcadia feliz". El cantante mierense había popularizado previamente su canción de "La Romería", inspirada en esta fiesta de los Mártires de Valdecuna.

En 2020 fue la primera vez en décadas que se tuvo que suspender la fiesta de Los Mártires que, cada año, reúne a miles de romeros. "Siempre se celebró, aunque hubo años que llovió a cántaros", recuerdan los responsables de la fiesta. La pandemia obligó a acotar los "praos", si bien a finales de ese verano ya se organizaban ciertas actividades culturales y musicales con restricción de público. El año pasado la romería también se suspendió pese a que las fiestas regionales veraniegas se habían desarrollado, en líneas generales, con normalidad. Al final, San Cosme y San Damián han dado de alta a la fiesta.

Compartir el artículo

stats