Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El actual viaje en FEVE de Laviana a Gijón con transbordos dura más que con el tren de vapor de 1949

A principios de este siglo, el recorrido de la línea que se encuentra en obras llegaba a realizarse en 55 minutos, una hora menos que ahora

Viajeros descendiendo del bus en El Berrón para tomar el tren a Gijón. | LNE

Los viajeros que quieran hacer en tren el trayecto entre Laviana y Gijón invierten en la actualidad una hora y 55 minutos, con transbordo en autobús incluido. Las obras de renovación de las vías que comenzaron el pasado 1 de septiembre obligan a hacer en bus el trayecto entre Laviana y El Berrón, el resto se hace en tren. Si un viajero se sube al tren en Gijón a las 12.20 horas llegará a Laviana a las 14.15 horas. Si ese mismo trayecto lo hubiese hecho en 1949 hubiese tardado algo menos, entonces el tren salía de Gijón a las 12.30 horas y llegaba a Laviana a las 14.21 horas. La diferencia en minutos es poca pero en aquella época, en plena posguerra los trenes eran de madera, ya lo cantaba Víctor Manuel, funcionaban a vapor y tenían que utilizar un plano inclinado lo que suponía una considerable pérdida de tiempo.

"Estamos igual que en los tiempos del vapor", afirma Javier Fernández, director del Museo del Ferrocarril de Asturias, en Gijón. El experto se desespera. "Durante toda la historia del ferrocarril se ha perseguido reducir en tiempo de los viajes, ahora está aumentando, algo que nunca había ocurrido, se ha invertido esa tendencia".

"En la posguerra, con locomotoras de vapor, coches de madera del siglo XIX, con cambio de locomotora en San Pedro y en Florida e incluyendo el paso por el plano inclinado, minuto arriba, minuto abajo, se tardaba lo mismo que desde el 1 de septiembre: algo más de dos horas de Pola de Laviana a Gijón, a una velocidad media de unos 25 kilómetros por hora. Y entonces la línea, con el rodeo del plano y el tramo hasta la estación en la plaza del Humedal era más larga que ahora", insiste Fernández.

Horarios de la línea entre Gijón y Laviana en el verano de 1949.

Si ese mismo hipotético usuario de la red de cercanías volviese a principios de este siglo y decidiese de nuevo ir en tren desde Gijón a Laviana se vería gratamente sorprendido. No tendría tren a la misma hora, a esas 12.30 horas, pero aún subiéndose al vagón casi una hora después, a las 13.20 horas, llegaría a su destino a la misma hora que si lo hace en este 2022, a las 14.15 horas. Fueron buenos tiempos para la red de cercanías, aún ni se había inventado el sistema Anuncio de Señales y Frenado Automático, el ASFA digital y las restricciones eran mucho menores. "Eso fue en los tiempos anteriores a la actual degradación de nuestros ferrocarriles". Explica el director del Museo del Ferrocarril, que apunta que "el recorrido con paradas entre Laviana y Gijón se hacía en menos de la mitad de tiempo que ahora, con 55 minutos menos en los trenes semidirectos y 45 minutos menos, una hora y cuarto de viaje en los de más paradas". "Y llegaban al centro de Gijón en el Humedal", apostilla.

Javier Fernández regresa a los tiempos de la posguerra para recordar que fue la época en la que los trenes eran más lentos "porque el material estaba hecho polvo, las vías estaban destrozadas por la guerra y no había carbón".

Los mejores tiempos para los viajeros fue antes de la disolución de FEVE. Los ferrocarriles españoles de vía estrecha funcionaron desde 1965 hasta el 31 de diciembre de 2012 cuando toda su estructura se integró en el Administrador Único de Infraestructuras Ferroviarias (Adif).

Adif está realizando ahora obras para cambiar la vía entre Gijón y Laviana, durarán seis meses y medio. "Pero eso no mejorará el servicio, son solo obras de mantenimiento", dice Fernández, que apunta que "en los últimos años las obras en el ferrocarril son proyectos urbanísticos no buscan mejorar el servicio al viajero, lo vemos con el soterramiento de Langreo".

Tras las obras de cambio de vía los viajeros se evitarán el autobús pero nunca volverán los buenos tiempos en que en menos de una hora viajabas de Gijón a Pola de Laviana.

Compartir el artículo

stats