Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un tercio de los pacientes de riñón del Caudal aún deben ser tratados fuera de la comarca

La enfermos pide activar un tercer turno de asistencia en el hospital de Mieres: "Es muy duro tener que desplazarte tres veces por semana"

Una imagen de archivo de la unidad de hemodiálisis del hospital de Mieres.

Los pacientes de Nefrología del área sanitaria VII (Mieres, Aller y Lena) ven necesario que la Consejería de Sanidad sume un tercer turno de trabajo a la unidad hospitalaria de hemodiálisis del Álvarez-Buylla. De esta forma, la Asociación para la Lucha contra las Enfermedades de Riñón (Alcer) explica que así se evitaría que casi un tercio de los enfermos que actualmente tienen que recibir el duro tratamiento sean desplazados a hospitales de otras áreas sanitarias.

"Es muy duro tener que desplazarse tres veces por semana a Gijón para recibir hemodiálisis", explica la responsable comarcal de Alcer, Rosa López. La reclamación del colectivo es que se habilite un tercer turno de trabajo en el hospital de Santullano. "Antes de la pandemia ya planteamos al Consejero la necesidad de potenciar el servicio, pero se nos indicó que era inviable debido a que no hay profesionales habilitados", señala López. En Alcer sospechan que el problema real es económico: "Nos consta que hay personal cualificado, pero el problema es siempre de gasto".

Actualmente 32 enfermos reciben tratamiento en Mieres. Según los datos que maneja Alcer, son 14 los que deben ser tratados en otras áreas sanitarias. La propia Rosa López explica con conocimiento de causa lo que ello significa. "Yo estuve siendo tratada dos años en Oviedo y me venía a recoger dos horas antes. En total pasaba más de seis horas entre la ambulancia y el hospital, lo que unido al desgaste propio del tratamiento, tres veces por semana, te acaba debilitando mucho".

La calidad vida de los pacientes de Nefrología del área sanitaria VII cambió para mejor en 2015. La apertura de la unidad hospitalaria de hemodiálisis terminó, en la mayoría de los casos, con los viajes a Oviedo para poder recibir tratamiento. El problema es que la cobertura no llega a todos.

En el hospital Álvarez Buylla cada día se dializan dieciséis pacientes en dos turnos de ocho personas, y el tratamiento es de tres días a la semana. Los tratamientos suelen durar entre cuatro horas y cuatro horas y media. Respecto a la maquinaria con la cuenta el servicio de hemodiálisis del Álvarez-Buylla, "es de último modelo". A nivel mundial, hasta un 10 por ciento de la población puede sufrir una enfermedad renal crónica: en muchos países el sistema sanitario no tiene en cuenta estos problemas.

La asociación Alcer

Por su parte, Alcer cuenta actualmente con 67 socios en la comarca, por los 414 que hay a nivel regional. El colectivo tienen un local en el hotel de asociaciones de la calle Valeriano Miranda, donde se atiende al público los martes y los viernes de once de la mañana a una de la tarde. La asociación ofrece el servicio de una nutricionista , además de atención psicológica. También dispone de un servicio gratuito de asesoramiento jurídico, en esta caso centralizado en la sede de Gijón, pero con atención telefónica.

Compartir el artículo

stats