Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La degradación urbanística frena la llegada de inversiones a las Cuencas, alerta un informe

El documento que maneja el Gobierno, elaborado por asociaciones, sindicatos y empresas del Nalón, pide regenerar los espacios industriales baldíos

Desmontaje de la térmica de Lada FERNANDO RODRIGUEZ

El Instituto de Transición Justa inició un proceso de participación pública en el Valle del Nalón con el objetivo de realizar un diagnóstico de la situación de los concejos que lo integran. Proceso en el que participaron diversos agentes, tanto derivados de la administración pública, como del movimiento asociativo, sindicatos y empresas. Sus resultados fueron presentados durante la celebración de la Jornada de "Transición Xusta" celebrada en Langreo. Una de las conclusiones del documento es la negativa percepción de su entorno que tienen los vecinos: consideran que los espacios industriales abandonados y la degradación urbanística ofrecen una "mala imagen" de la comarca, algo que impediría atraer no solo a las grandes empresas, también a compañías pequeñas y medianas. Entre las fortalezas que se perciben, el haber conseguido empezar a tener un fuerte tejido empresarial relacionado con las nuevas tecnologías (TIC). Una base sobre la que consideran, habría que asentar el futuro económico.

El informe parte de la tasa de paro en el valle "que ha sido superior durante el periodo 2008-2018 a la del Principado". Además, como apunta, se aprecia una "menor reducción de la tasa de paro tras el impacto ocasionado por la crisis económica y financiera de 2008". Es más, la tasa de paro en 2018 era casi el doble de la registrada una década antes. Ante esta situación, la pregunta es qué dificultades hay en el valle para que se instalen grandes empresas que podrían hacer variar estos datos de paro. De forma mayoritaria, los encuestados reconocen que existe una mala imagen de la comarca, derivada de la degradación ambiental y urbana de la zona como principal impedimento. Se trata de un factor que la sociedad considera que influye en la falta de capacidad para atraer nuevas empresas y actividades productivas. También subrayan los encuestados la calidad del suelo industrial y los equipamientos como elementos detractores, sobre todo si se compara con otras zonas del Principado.

Otro nicho de empleo son las pequeñas y medianas empresas, pero los problemas para su asentamiento en el valle del Nalón y en las Cuencas en general no cambian. Entre los impedimentos, "la existencia de baldíos industriales y terrenos contaminados, así como de edificios industriales abandonados hacen poco atractivo este territorio para la implantación de empresas, ya sean de gran tamaño o mediadas y pequeñas", destaca el informe.

Como solución, el informe desarrollado por el Instituto dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico hace hincapié en dos cuestiones. Por un lado, la apuesta por las tecnología de la información y la comunicación (TIC) y, por el otro, la regeneración urbana. "La proximidad geográfica y las buenas comunicaciones –especialmente por carretera– de estos concejos del norte de la zona con el área metropolitana de Asturias ha generado en los agentes del territorio la necesidad de construir un futuro para la zona mediante la regeneración urbana y la recuperación de terrenos industriales baldíos", señala el informe. En cuanto a este último punto, destacan que "la regeneración urbana y la recuperación de terrenos industriales baldíos contribuiría al desarrollo de la zona, al menos, en una doble pendiente, la mejora del atractivo de la zona –eliminando elementos ya sean antiestéticos o directamente peligrosos por contaminación del suelo– y la liberación de suelo para usos residenciales e industriales".

Descontaminación

Aspectos en los que ya se está trabajando, sobre todo después de que Iberdrola, propietaria de la central térmica de Lada, haya iniciado la descontaminación de los terrenos de Nitrastur. Eso sí, está por ver qué hacer con todo este terreno, así como con lo que quede tras el desmantelamiento de la central térmica. En las Jornadas de "Transición Xusta" participaron varios expertos en desarrollo urbano que apostaron por diversificar los usos futuros de esta zona, es decir, que haya espacio para el esparcimiento de los vecinos, pero también proyectos que ayuden al asentamiento de la población, tanto de vivienda como de empresas. Sobre esto último, los expertos apostaron por ir a líneas más sostenibles, como las tecnologías, tal y como reza el informe.

Compartir el artículo

stats