Una "miss de Caleya", la más guapa de España: la lenense Jennifer Férnandez gana un certamen nacional de belleza en Elche

Natural del barrio de La Caleya y conocida por ese apelativo, se impuso en el concurso “Miss & Mister Model Mediterráneo Global” y competirá por el cetro mundial en Perú en 2025

Jennifer Fernández, en el barrio de La Caleya.

Jennifer Fernández, en el barrio de La Caleya. / A. Velasco

Andrés Velasco

Andrés Velasco

Si usted va hasta el barrio de La Caleya, en Pola de Lena, es probable que se pueda cruzar en sus calles con una Miss España. La lenense Jennifer Fernández Rubio se ha alzado con ese título en el concurso "Miss & Míster Model Mediterráneo Global", un certamen nacido en 2014 e impulsado por una agencia de modelos. Soñaba desde pequeña con hacerse un hueco en el mundo de la moda y lo ha ido consiguiendo con trabajo y sacrificio. Ahora le ha llegado el premio gordo, ser coronada a nivel nacional y prepararse para competir en el certamen internacional, dentro de dos años, en Perú.

A sus 29 años, Jennifer Fernández, a la que también conocen como "Caleya" por el barrio en el que vive, lleva unos meses de mucho ajetreo. Comenzó primero con el certamen de Miss Asturias, en el que cuenta que no hubo un desfile al uso. "Este año la selección fue a través de fotografías. Yo me presenté al casting con un 'book' reciente y en un par de semanas la organización me contactó para decirme que era la elegida y que me preparase para ir al certamen nacional en Elche", explica la joven. "Fue una gran ilusión y desde ese momento comencé a prepararme para el concurso de Miss España", apunta.

El camino por las pasarelas y certámenes de esta joven lenense comenzó hace más de una década. Inició su andadura en la moda con 18 años. "Fue una época en la que físicamente yo me veía muy guapa, tenía seguridad y me dije '¿por qué no?'", relata. Con un book de fotos debajo del brazo se presentó en una agencia de modelos asturiana. "Me seleccionaron y ahí comencé haciendo desfiles, y luego alguna ''fashion week'", explica Jennifer Fernández. De hecho, pudo estar en uno de los eventos más prestigiosos del mundo, pero el coronavirus rompió ese sueño. "Me habían propuesto ir a la semana de la Moda de Milán, pero al final se suspendió por la pandemia", cuenta con la media sonrisa de quien estuvo a punto de cumplir un sueño y se quedó con a miel en los labios. También se había presentado a algún certamen de belleza, en los que llegó a ser Dama de Honor.

La joven, partiendo hacia Elche.

La joven, partiendo hacia Elche. / LNE

Pero el otoño de 2023 está siendo la temporada de Jennifer Fernández Rubio. Se embarcó para Elche el 12 de noviembre con una maleta repleta de ilusión. Y también de ropa. En la capital ilicitana, Jennifer Rubio compitió contra modelos de casi todas las provincias españolas, y también conoció a participantes de otros lugares del mundo, ya que paralelamente al "Miss & Míster Model Mediterráneo Global" también se celebraba el concurso de Miss Universo. "Fuimos como una familia, hubo un gran rollo entre todo el mundo y a día de hoy muchos mantenemos el contacto", apunta la joven mientras pasea por su barrio de La Caleya.

En Elche, las participantes su tuvieron que someter a varias pruebas, desde entrevistas personales, a actividades, ensayos, bailes y, cómo no, desfiles. "Tuvimos que hacer varios pases: uno en traje de cóctel, que a mí me diseñó Alexis Sánchez; otro para diseñadores, en el que me vistió Jonathan Palomino; y también en la última gala hubo varios desfiles con ropa casual, traje regional, bikini y desfile de gala", apunta Jennifer. Todas esas pruebas las fue superando, hasta que el jurado centró su decisión entre dos candidatas: Miss Asturias y Miss Alicante. Jennifer Fernández no lo tenía nada claro. "La chica de Alicante era veterana, se sabía manejar muy bien y, además, jugaba en casa", relata la asturiana. Sin embargo, el jurado miró hacia el Norte. "Cuando dijeron 'Asturias' me quedé helada, bajé las escaleras respirando hondo para no llorar, pero ya después de coronarme, cuando volví al 'backstage', me pude romper", indica la joven. Unas lágrimas de alegría por todo el trabajo a sus espaldas.

El premio recibido no será solo la banda y corona que la identifican como Miss España. En dos años cruzará el Atlántico para participar en Perú en Miss Universo. "La verdad es que allí voy a ir a disfrutar, a pasarlo bien y a vivir la experiencia", señala la lenense.

La modelo lenense, en su barrio en Pola de Lena.

La modelo lenense, en su barrio en Pola de Lena. / A. Velasco

Sus planes a corto plazo están en las pasarelas, pero no solo ahí. "Estoy trabajando, y también estudiando para preparar las oposiciones a Policía Nacional", apunta la joven. En todo caso, la moda, su pasión, seguirá formando parte de su vida cotidiana y su día a día. Porque según explica, el mundo del modelaje es más complicado de lo que el imaginario colectivo se piensa.

Por ello, lanza un consejo para todos y todas las jóvenes que se quieran dedicar a las pasarelas. "Primero les diría que el mundo de la moda es duro y te tiene que gustar. Van a ser muchas horas de dedicación a pruebas, ensayos, peluquería, maquillaje... Te tiene que gustar porque, si no, se te va a notar en las fotos que no estás disfrutando y eso es lo peor", señala la joven. También aconseja tener un impermeable ante las opiniones externas: "Hay que tener la mente fría porque van a recibir y leer comentarios muy desagradables sobre el físico y es primordial tener la cabeza en su sitio y mucha seguridad en ti mismo para que no te hagan daño". Palabra de Miss España. Palabra de Miss Asturias. Palabra de la Miss de La Caleya.