La industria del entretenimiento, en auge, busca profesionales en Asturias

"Formación y actitud", claves para trabajar en el sector, destacan Suca García, directora de "Metropoli", y Luis Delgado, de "Liquid Games"

Por la izquierda, Francisco García (Cislan), Luis Delgado, Suca García y José Vega (Valnalón). | D. O.

Por la izquierda, Francisco García (Cislan), Luis Delgado, Suca García y José Vega (Valnalón). | D. O. / David Orihuela

David Orihuela

David Orihuela

La industria del entretenimiento (sector audiovisual, videojuegos, música...) busca trabajadores en Asturias. Deben cumplir dos requisitos: tener la formación necesaria y la actitud adecuada; el conocimiento y las ganas. A eso habría que sumar un punto de audacia. Lo explicaron este jueves, en Langreo, Suca García, directora la productora Two Monkeys, Metropoli y Boombastic, y Luis Delgado, primer ejecutivo de Liquid Games. Ambos participaron en las jornadas de empleo en el sector audiovisual y de espectáculos celebradas en el centro de FP Cislan, en La Felguera, con la colaboración de Valnalón.

Suca García estudió filología francesa pero le gustaba aquello de la música y se metió en un módulo de telecomunicaciones. Aprendió a pinchar, a poner la música que le molaba. Con unos colegas de Gijón empezó a organizar pequeños conciertos en salas. Nació la productora y la cosa no iba mal; un día, Marino González le pasó un dossier que se llamaba "La Ciudad de la Música", una suerte de BIME (encuentro internacional de la industria musical) antes del BIME. Suca le dio una vuelta a aquellos papeles. "Pensé que podíamos juntar música, cultura, exposiciones, entretenimiento y muchas actividades. Supongo que a muchos ya os suena, decidimos llamarlo Metropoli". "Si cuando estaba organizando conciertos en salas pequeñas me dicen que voy a organizar un evento por el que pasan 60.000 personas al día me hubiese quedado acojonada", confesó. Pero lo hace. "Empezamos en producciones muy pequeñitas, pero nunca dejamos de soñar", afirmó. Suena bonito pero también hay que tener los pies en la tierra "y formarse, formarse sin parar, en todo lo que puedas, en todo lo que te guste, porque siempre te va a servir para lo que estés haciendo", arengó.

Actitud y ganas

Para Suca García, que ha visto como aquel grupo de amigos ha crecido hasta organizar macrofestivales como el Bombastic, la formación es importantísima pero también lo es la actitud. "Cuando hacemos entrevistas de trabajo valoramos al cincuenta por ciento la formación y la actitud, las ganas de participar en el proyecto", explicó. La directora de algunas de las citas culturales y de ocio más importantes de Asturias y de España invitó a los estudiantes del Cislan a innovar, a proponer, porque "todo está inventado, pero también quedan muchas cosas por hacer y por inventar". Recordó cuando se les ocurrió llevar a "Los Chichos" al "Primavera Sound", festival indie por excelencia. "Sujétame el cubata", dijeron de aquella. Aquel 2016, "Los Chichos" reventaron el "Primavera".

Cuando en 2019 montaron la primera edición del festival "Riverland" en Arriondas, alguno de los responsables de la cita reconocía en privado que no conocía a ninguno de los artistas del cartel. Allí estaba C Tangana, por ejemplo. Audacia, riesgo, ganas, formación, mucho trabajo y una pizca de inconsciencia, de "sujétame el cubata", frase que Suca García repitió varias veces durante su ponencia.

García insistió en que los chavales diesen un paso al frente. "No penséis que vuestra idea es una locura, proponedla", insistió, y además remarcó en más de una ocasión que "en Asturias se necesita gente para trabajar en el sector, necesitamos profesionales que se queden aquí". Y no era postureo de festival, García se llevó a La Felguera a la responsable de recursos humanos de su grupo y pidió a los chavales que le enviasen sus currículum, "y poned Cislan en el asunto para daros prioridad". También los invitó a proponerles cualquier idea. "Nos cuesta encontrar profesionales de la producción en Asturias", aseguró Suca García, que reconoció que uno de los grandes problemas de este trabajo es "la estacionalidad".

Los videojuegos

Antes de que los festivales de música lo invadiesen todo. Antes de que los festivales fuesen un calco uno de otro y "Arde Bogotá" tocase en todos ellos, Luis Delgado se había inventado en Oviedo el "Indivasion", que evolucionaría a "Oviedo Múltiple". Eran principios de los 90 y aquel chaval estudiante de Económicas también tenía un grupo, "Los Monster". Al acabar la carrera, Luis Delgado tenía que hacer el Servicio Social Sustitutorio (lo que hacían los objetores que por conciencia se negaban a hacer servicio militar), así que sabía que nadie le iba a contratar. Optó por estudiar Informática, algo que siempre le había gustado. No acabó la licenciatura, pero fue suficiente para que, unido a su formación como economista, su carrera profesional fuese evolucionando de la banca al videojuego, pasando por la comunicación y el sector audiovisual.

Delgado estuvo en el meollo del paso de la televisión analógica a la digital y en el nacimiento de la cadena Cuatro. Siempre fue un tipo audaz y, en ese contexto, se le ocurrió montar una empresa para medir audiencias de televisión a través de teléfono móvil y analizar el impacto de la publicidad. Le dijeron que lo del móvil no lo veían, que segmentaba demasiado y que no todo el mundo tiraba de teléfono inteligente. "Conseguí casi un millón de euros de financiación. Era 2010. Tuvimos de clientes a los principales medios de comunicación, pero con la caída de la publicidad del 40% las empresas pasaron a estar más preocupadas en su reestructuración que en nuevos proyectos. Cerramos en 2014".

Eso fue en Madrid, "porque salir fuera a trabajar es una experiencia vital". Luis Delgado evolucionó y montó "Liquid Games", una empresa de videojuegos, "un sector que vive un momento dulce". Eso sí, "otra cosa es Asturias, una isla con muy pocas empresas del sector", pero "Madrid o Barcelona están atrayendo a grandes estudios internacionales que buscan mucha, mucha, mucha gente". El empresario añadió otro requisito a esos currículum que buscan las empresas. "La capacidad de adaptación, el ir siempre un poco más allá".

Luis Delgado, que en su momento, aquel de las leyendas urbanas, fundó ASMA (Asturianos en Madrid), invitó a los estudiantes del Cislan a vivir la experiencia de buscarse los garbanzos fuera del Principado. Fue en lo único que discrepó con Suca García. Claro, la empresa de Luis tiene trabajadores en Oviedo, Gijón, Barcelona o Sevilla.

Los chavales salieron de la jornada con una idea más o menos clara, hay trabajo, pero esto no es un festival, hay que currárselo.