06 de mayo de 2010
06.05.2010
Con llingua propia

Vida nueva

06.05.2010 | 02:00
Vida nueva

Pa facer la edición d'esta Poesía, los heriedes de Xosé Antonio García (Mieres, 1961-1997) punxeron nes manes de los responsables de la Selmana de les Lletres Asturianes les carpetes y papeles que'l poeta tenía en casa cuando aparez muertu. La encargada de trescribir y ordenar el material, Laura Rodríguez Solís, optó por agrupar nuna primer sección los «Poemarios». Asina, esta recopilación ábrese con «Cuartetu de la criación», el llibru de 1989. Sigue «Alcordances d'un home muertu», publicáu en 1995, y remata cola principal novedá: «Voz en off», un llibru nel que trabayaba'l poeta a lo menos a finales de 1996, seique incompletu, pero que permite albidrar per ónde caminaba la nueva poesía de García. Sigue'l gustu pol rigor métricu de les anteriores entregues, pero hai poemes de versu llibre y hasta en prosa, y la reflexión sobre la muerte, presente na mayor parte de la so obra, faise más contemporania, más humana y menos metafísica.


Les dos secciones siguientes recueyen la poesía dispersa («Testos espardíos per diverses publicaciones») y los «Poemes inéditos», subdividíos en «Primeros poemes» y «Otros». Nun ye obra menor. Ye verdá que los primeros poemes, y tamién dalgunos de los espardíos, dexen ver los galanes iniciales del poeta de Mieres, cuando nun tien fecha la so voz. Ye a partir de 1984, y de les colaboraciones que publica na revista «Mallku», cuando se produz un momentu d'inflexión na so manera de concebir la poesía, cuando les formes métriques clásiques pasen a ser seña d'identidá y empieza a reflexionar sobre la vida, la muerte y la creación lliteraria.


Xosé Antonio García foi un escritor xenuinu del Surdimientu, que se movilizó organizando clases, recitales, proxectando noveles inacabaes, aventurándose nel mundu de la edición. Alcontró na poesía la midida de la so voz y dexó escritos unos versos memorables. Si nun algamó munchos llectores, a lo menos túvolos fieles. A ún d'ellos, el poeta y periodista mierense José Luis Argüelles, autor del intelixente prólogu col que s'abre'l llibru, débense-y tamién los avisos del postrer añu sobre l'olvidu inxustificable al que se condenara a García. Argüelles tuvo más suerte que Xosé Lluís Campal, quien dedicara la so ponencia de la Xunta d'Escritores de Lluanco, en 1998, a analizar los primeros poemes del mierense.


La oportunidá de recuperar agora la obra d'esti poeta, existencial y pesimista, que quedara al marxe del canon lliterariu asturianu, ye indiscutible. Basta abrir per ondequiera esti llibru de poesía pa decatase d'ello.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook