Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La magia de los dúos de Agostino Steffani

Forma Antiqva publica un CD con deliciosas piezas de cámara del compositor italiano

Agostino Steffani es un maestro insuperable en el terreno de los dúos de cámara. Al igual que las piezas de su contemporáneo Carlo Maria Clariestán escritos en forma de cantata para dos voces, acompañadas de bajo continuo. Verdaderas joyas. El Museo Británico se custodian más de cien partituras con

Steffani fue compositor, organista, cantante, diplomático y clérigo. Nació en una familia noble italiana en Castelfranco Veneto, el 25 de julio de 1654, aunque creció y se educó en Padua. De octubre del 1664 hasta julio del 1667 cantó de soprano en la iglesia de San Antonio, donde probablemente hizo estudios musicales con el maestro de capilla, Antonio dalla Tavola, y con uno de los organistas.

En 1681 escribió su primera ópera Marco Aurelio y en esas coordenadas brilló siempre aunque nunca se llegaron a olvidar, por mal contraste, sus composiciones de cámara como las que ahora ofrece Forma Antiqva. Al rescate del músico acudió, entre otros, la mezzo italiana Cecilia Bartoli, para quien Steffani es un genio, un puente entre Monteverdi y Bach y Haendel. Hace ahora tres años la superdiva ofreció en el Auditorio de Oviedo, bajo el rótulo "Mission", una grabación dedicada al universo de Agostino Steffani. Curiosamente las mayores ovaciones, hasta el delirio incluso, las recibió con las propinas, dos arias de Haendel y una de Vivaldi.

Aarón Zapico es un gran músico. Y arriesga. Las grabaciones que dirige se cuentan por éxitos. Considera que Steffani compuso con sus dúos "auténticas obras de orfebrería en las que mostró su gran conocimiento de la voz al combinar el más refinado virtuosismo heredado del bel canto del siglo XVII con la elegancia del contrapunto y el equilibrio formal para obtener una plasticidad sonora llena de fuerza expresiva".

Forma Antiqva formó para la ocasión con Aarón Zapico, en la dirección y el clave; Ruth Verona, violonchelo; Daniel Zapico, tiorba y Pablo Zapico, guitarra barroca. El dudo, ya indicado, fue para la soprano Eugenia Boix y el contratenor Carlos Mena que figuran en la élite española de la música barroca.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats