03 de septiembre de 2020
03.09.2020
La Nueva España
Literatura

El papel de la mujer en la historia y el arte, epicentro de lo nuevo de Pilar Ruiz

La escritora cántabra publica 'El jardín de los espejos' donde une historia, feminismo y fantasía

03.09.2020 | 17:17
La escritora cántabra Pilar Ruiz.

La tercera novela de la escritora Pilar Ruiz, 'El jardín de los espejos', que este jueves sale a la venta, es un relato sobre tres mujeres "creadoras", que pretende reivindicar la parte artística de las mujeres, "siempre relegada a la esfera doméstica, pequeña e, incluso, invisible".

En una entrevista con Efe, Pilar Ruiz (Santander, 1969) cuenta que una visita a las cuevas de El Castillo, declaradas Patrimonio de la Humanidad por su arte rupestre, le inspiró en su nueva obra, situada en la localidad cántabra donde se ubican, Puente Viesgo.

También ayudó las investigaciones que llevan a cabo "un montón de amigos artistas" sobre las "mujeres artistas perdidas de la historia".

De hecho, la escritora denuncia la existencia de "un vacío" de mujeres en el mundo del arte durante siglos, y le sorprende, habiendo estudiado cine, no conocer desde hace años a la primera cineasta en hacer una película de ficción, la francesa Alice Guy.

Por todo ello sintió la necesidad de recuperar con su nueva novela lo que "parecía inexistente".

En 'El jardín de los espejos' Pilar Ruiz convierte a tres mujeres en protagonistas de la novela, pero reconoce "no tener nada que ver con ellas", ya que no suele identificarse con sus personajes, aunque sí lo haga algo en esta obra, "en la faceta de creadora".

Apariciones y brujas

Las leyendas que conviven en las cuevas de El Castillo y sus alrededores, así como sus habitantes, ven la luz en esta novela que desarrolla las historias de sus tres protagonistas en distintos espacios temporales.

Por un lado, en la actualidad, Inés llega desde Madrid para documentar una película sobre la vida y obra de un artista obsesionado con las pinturas rupestres de la zona. Se aloja en 'El jardín del alemán', una casona rural cerrada durante el invierno y, en su investigación, descubre sucesos insólitos, apariciones, rituales antiquísimos, brujas clarividentes, recuerdos perdidos y un cuadro sin firma.

La segunda protagonista es Amalia que, en 1949, huye de su marido y de sí misma para habitar esa misma casa, pues su mundo se ha venido abajo y no sabe cómo reconstruirlo. La única manera de descubrir su camino es pintar un cuadro en el que aparece una mujer misteriosa a la que nadie más ha visto.

Y años atrás, en 1919 y en la misma casona, sucede la historia de Elisa, una fotógrafa que espera la vuelta de su amante, uno de los participantes en la primera exploración de las cuevas de El Castillo, que ha desaparecido en la Gran Guerra. Mientras, sigue haciendo fotografías, que es lo único que ha impedido que caiga en la desesperación.

Respecto al lugar donde se desarrolla su novela, Puente Viesgo y su patrimonio rupestre, Pilar Ruiz considera que ese arte es "la joya de Cantabria, sin lugar a dudas", pero lamenta que no se valore "lo suficiente" cuando "es algo extraordinario que existe en muy pocos lugares del mundo". "El monte de El Castillo es un lugar absolutamente excepcional", enfatiza.

Sin embargo, aún habiendo tomado una ubicación real para el desarrollo de la novela, la historia que cuenta es ficción, "incluso con elementos mágicos y fantásticos".

Pilar Ruiz explica que, a diferencia de su primera novela que fue escrita "de una manera increíblemente rápida y con las cosas muy claras", este tercer libro le ha llevado unos dos años, ya que cuenta con una estructura complicada y ha tenido que llevar a cabo una importante labor de investigación.

Esto no ha impedido que mantuviera la fecha de publicación pese a la pandemia de la COVID-19, pero se ha visto obligada a escribir "los últimos capítulos durante el confinamiento", lo que se traduce en "un estado de ánimo distinto que el lector sabrá apreciar y reconocerá en sí mismo".

La escritora afirma que la pandemia "está perjudicando a todos de una manera tremenda", lamenta que, a diferencia de ella, muchos autores hayan tenido que retrasar la salida de sus obras y rechaza hablar en su novela sobre el coronavirus al parecerle "oportunista".

Pilar Ruiz se siente "una loca enamorada de los buenos escritores" y reconoce ser "una privilegiada absoluta" al haber trabajado con los "más grandes maestros" de la escritura y del cine del país como José Luís Borau, Montxo Armendáriz, Antonio Drove o Mario Camus.

Además, destaca a su maestro, el actor, profesor y director teatral estadounidense William Layton, por haber sido quien le enseñó "a escribir haciendo teatro".

Al igual que ella recibió consejos de sus maestros, Ruiz recomienda a futuros escritores "leer mucho, ser muy curiosos y mirar alrededor porque las historias están ahí escondidas".

Además de escritora, también es guionista, periodista y docente, se siente "cómoda" en todas sus facetas y espera "poder dirigir una película en algún momento", y aunque regresa a Cantabria "siempre que puede", no volvería a vivir en su tierra natal porque desconfía "de los amores desaforados a una tierra en concreto" y afirma que "lo importante no es donde vivas, sino donde sientas más".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook