DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CON LLINGUA PROPIA

Llegar pa quedase

Reflexones d’un cuerpu opacu, de S. Turbón

Solinca Turbón ta acabante de publicar el segundu poemariu. Supera asina la llende d’autora novel pa entrar dafechu na consideración d’escritora que construye una obra consciente y que garra cuerpu: un cuerpu opacu pa ser esactos. Merecedor del premiu “Fernán Coronas” en 2018, Reflexones d’un cuerpu opacu entama con versos que remiten al crecimientu personal: “Cómo vamos medrar / si vemos más atapeceres qu’alboraes”. Escomienza entós con una perspectiva pesimista que va percorriendo toles páxines del poemariu (a lo menos na gran mayoría de versos). Les penes del amor dexen “un cuerpu vacíu / col espíritu rotu”. La poeta resiste sicasí contra l’adversidá con una afirmación de la individualidá y una voz personal que se decata del mundu onde vive. Nun se llama a engaños. Nun hai guapura nesta realidá de crisis social, económica, emocional… “Nun ye broma la rueda’l tiempu / na que’l nuestru cuerpu se pierde”.

Allampiando por tiempos meyores, Solinca Turbón toca tamién el carpe diem clásicu con un matiz señardosu y llíricu: “Ye verdá que’l sable y les hores / entierren muncho más que los cimientos / y espeten la dentame / nes coraes de les ruines de la nada”. De nosotros nun va quedar nada, solo les piedres van dexar testimoniu de les nuestres pisaes. Ellí onde había vacíu nel corazón, sigue habiendo un vacíu más grande. Tamién esi vacíu enllena l’ausencia d’aquellos que dexaremos de ser en cuanto síamos polvu. La poeta de Llangréu nun da tregua y el llector avanza aforfugáu pol desasosiegu y una tristura resignada.

La solución pa esti pesimismu consiste en siguir p’alantre, aprender del pasáu y nun dexase vencer. Nes enquivocaciones la poeta alcuentra los mecanismos necesarios pa llevantar del suelu: “Agora sé / […] / que la esperiencia nun naz del aciertu, / sinón de la enquivocación”. Hai que caminar siempre, nun paga la pena correr. Nun vamos atopar salvación posible na nuestra fraxilidá. “¿Qué va poder salvanos / si los suaños son de ñebla / y les vides de cristal?”, escribe en guapos versos. Mientres vivimos, sentimos, calecemos, gastamos el tiempu que nos tocó, y too ello yá ye un merecimientu. Porque la escritora quier superar al tiempu, consciente de la brevedá de la vida, un ecu de soledá qu’a naide importa quiciabes.

Solinca Turbón propón asina un poemariu ensayísticu, de versos claros y pensamientos murnios y cansaos, construyendo poemes cásique narrativos. Dexa reflexones pa sobrevivir a la vida y qu’ella te sobreviva a ti, llector o llectora. Los versos son apellativos, un alderique sobre’l sentíu de quién somos y qué vemos. Nel primer poemariu, Lliteratura interna, Turbón entovía tantiguaba, pamidea, en busca d’una voz. Yera un poemariu esploratoriu, diversu, esperiencial, que xugaba con bona parte de les ferramientes que’l xéneru-y ufrecía. Agora abandona toa métrica ríxida y descripción, pa dexar que los versos s’espurran a los sos deleres y lo interior tapeza a lo esterior. A vegaes, la llibertá métrica fai que pierda fuercia la estaya poética y garre puxu una vertiente más prosaica. Formalmente cada poema va precedíu d’unos versos o unes pallabres que furrulen a manera de clave pa la interpretación del testu, y que constituyen poemes dientro de los poemes. Sía como sía, Reflexones d’un cuerpu opacu pue lleese con gustu y reposando cada páxina nel pensamientu p’amosar sorpresa, disentimientu o concordar colo que lleemos. En cualquiera de los casos, la llectura arriquez a la persona y confirmamos que Solinca Turbón tien yá una carrera poética y un poemariu verdaderu y llenu. Llegó pa quedase.

Reflexones d’un cuerpu opacu

Solinca Turbón

42 páx, 10,00 euros Trabe, Uviéu, 2020

Cola ayuda de la Conseyería de Cultura, Política Llingüística y Turismu del Principáu d’Asturies

Compartir el artículo

stats