Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

María Luisa Castellanos, la sufragista asturiana

Semblanza de la escritora y periodista llanisca, militante pionera en favor del voto de la mujer

María Luisa Castellanos

María Luisa Castellanos

María Luisa Castellanos González nació en Llanes el 22 de noviembre de 1892. Su padre, Luis Castellanos, y su madre, Pilar González, habían llegado a la región procedentes de Madrid, afincándose en la villa llanisca, donde el padre de María Luisa hacía compatibles el trabajo de procurador y el de periodista. Luisa tuvo la oportunidad de crecer rodeada de libros, en un ambiente abierto a los nuevos tiempos que parecían vislumbrarse para las mujeres con el nuevo siglo. Transcurrida su infancia en Llanes, se trasladó a Oviedo a estudiar. Tras finalizar el Bachillerato, pensó en estudiar la carrera de Medicina, pero renunció, según relata Constantino Suárez, “por ser entonces ejercicio desplazado del campo femenino”, matriculándose en la Escuela Provincial de Damas Enfermeras de la Cruz Roja en Oviedo y obteniendo el título en 1919.

Decidida a continuar con los estudios superiores, María Luisa ingresó en la Facultad de Derecho, siendo una de las primeras en entrar en las aulas universitarias en Asturias. En 1919, solo cuatro mujeres se matricularon en la Universidad de Oviedo, realizando dos de ellas los estudios presencialmente. Alojada en la residencia de la Academia Ojanguren, se integró en los ambientes intelectuales de la ciudad. De estos contactos y de su amistad con el escritor Pepe Díaz, surgió una iniciativa editorial, la revista “Alma Astur”.

Para entonces, María Luisa Castellanos había publicado ya sus primeras obras literarias y era una asidua colaboradora en la prensa. Sus primeros escritos vieron la luz en diarios editados en el oriente asturiano, como “El Pueblo”, “El Oriente de Asturias” o “El Eco de los Valles”. Más tarde sus textos llegarían a ser publicados en periódicos y revistas de ámbito nacional y en otras empresas periodísticas americanas, incluyendo crónicas, artículos de opinión, informaciones temáticas o cuentos.

Su producción literaria se plasmó también en varios libros, “La leyenda de la Guía” (1913), “El poema de la mariposa” (1916) y “Lulú la soñadora” (1919), a los que su suma el ensayo “La mujer antes, en la guerra y después” (1919). En esta obra revela la clarividencia de advertir un momento clave en las relaciones de género, y pugna por que el nuevo mundo que está naciendo dé un giro que sea favorable a las mujeres. En el discurso de Luisa Castellanos se aprecia un feminismo que defiende la libertad femenina, el acceso al empleo, mayor protección para las mujeres desamparadas y relaciones igualitarias entre los sexos.

Su producción literaria se plasma en libros como “La leyenda de la Guía” y “Lulú la soñadora”

decoration

El compromiso feminista de María Luisa Castellanos no sólo se advierte en sus escritos, sino también en su militancia activa en una de las primeras asociaciones sufragistas del país, la Unión de Mujeres Españolas, que fue constituida oficialmente en 1919 y presidida por Lilly Rose Schenrich. Castellanos acude a las reuniones de esta sociedad en Madrid, que tiene su sede social inicialmente en el domicilio de su presidenta, en la calle Almagro, hasta su traslado a la calle Echegaray, y es nombrada delegada de la UME en Asturias.

El feminismo de la UME, que fue abanderado por la escritora llanisca, partía de la necesidad de la educación profesional e intelectual de las mujeres y reclamaba derechos para las casadas tales como la patria potestad o el derecho de usufructo de sus bienes, así como protección y derechos para las obreras y para la infancia.

Tras su matrimonio con Antonio Alonso Inguanzo en 1921, la pareja se trasladó a México. Aunque regresó a España para establecerse temporalmente en Madrid en 1927, retornaría al país americano. Allí continuó escribiendo a la par que desarrollaba una meritoria carrera en el ámbito educativo. Falleció en México D. F. en 1974.

Compartir el artículo

stats