Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Y tras 129 días... resucitó

El Avilés no ganaba en su campo desde el pasado 4 de noviembre, cuando se impuso al Colunga por la mínima

Juanma Castañón.

Juanma Castañón. M. FUENTES

La última vez que el Avilés ganó esta temporada en su estadio, un tal Santiago Solari se hacía cargo del banquillo del Real Madridcomo interino. Ha llovido desde la última vez que el conjunto de Juanma Castañón pudo celebrar una victoria en casa. Fue el pasado 4 de noviembre,

Desde entonces, el conjunto avilesino ha acumulado 129 días sin conocer el triunfo en su feudo. Un periodo larguísimo, pero en el que, por la impericia de sus perseguidores y por los puntos que fue progresivamente rascando, el Avilés nunca llegó a caer a los puestos de descenso. Lo más cerca que estuvo fue a un punto. Ahora, está a cuatro por encima de la zona de peligro.

La remontada ante el Praviano cierra muchas heridas. En los últimos encuentros, la relación de la grada con algunos jugadores se había enturbiado. Los aficionados, a lo largo del transcurso del encuentro del pasado domingo, mostraron su descontento con la marcha del club. Si bien, tras el pitido del árbitro, una vez confirmada la victoria avilesina, todo pareció quedar en un segundo plano y se notó cierta comunión entre los hinchas y la plantilla.

Lo cierto es que en este periodo de tiempo el Avilés ha sumado poco en casa. En total, solo tres puntos ante el Caudal, el San Claudio y más recientemente en el tiempo ante el Condal.

Entre medias, se confirmó un funesto registro. Fue el día que se perdió con el Llanera, el diez de febrero. En ese momento, el Avilés firmó su peor racha de la historia como local, ya que nunca hasta ese momento había perdido cinco veces seguidas en casa. Fue contra el Marino, el Ceares, el Gijón Industrial, el Lealtad y el propio Llanera.

Esa racha ya es pretérita. En el mes de marzo, el Avilés ha cambiado la cara. Ganó al Llanes y también al Praviano. Los dos encuentros los empezó perdiendo con goles muy tempraneros. Y los dos los terminó remontando de la misma manera: paradón de Borja Piquero y dos goles de Xavi Cencillo.

La pésima racha avilesina coincidió con la lesión de Piquero. El portero no estará por acumulación de amarillas ante el Colunga. Será una baja tremenda, porque desde su regreso el Avilés ha vuelto a sumar. También se vio el Avilés marcado por la falta de gol, pero Cencillo ha dado con la tecla, ya que lleva seis dianas y ha resucitado al Avilés.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats