26 de septiembre de 2019
26.09.2019

La Policía dice que "es una red con alto grado de sofisticación"

Hormona de crecimiento, insulina, testosterona y vitaminas inyectables, algunos de los medicamentos hallados en los registros de Lugones

26.09.2019 | 02:24
La Policía dice que "es una red con alto grado de sofisticación"
La Policía dice que "es una red con alto grado de sofisticación"

La investigación por un supuesto tráfico de sustancias dopantes en Asturias cobró ayer una nueva dimensión cuando la Policía Nacional sacó a relucir algunos detalles de la investigación y emitió un vídeo en el que se observa cómo fue el registro en el piso de Lugones en el que se alojaban algunos de los ciclistas que fueron detenidos. En el registro y en las posteriores investigaciones se incautaron de sustancias como hormona del crecimiento, testosterona y vitaminas inyectables.

La Policía Nacional también explicó que está trabajando conjuntamente con la Ameripol (Comunidad de Policías de América), como ya adelantó LA NUEVA ESPAÑA, y que en total han sido once los detenidos entre Madrid y Asturias, seis ciclistas del Kuota-Construcciones Paulino PCM Team Oviedo y otras cinco personas más por distribuir sustancias dopantes.

Se añade en el comunicado hecho público por la Policía que había dos vías para hacerse con los medicamentos. Por un lado, la red los conseguía "mediante el intercambio entre los propios deportistas". Pero también "a través de una farmacia proveedora ubicada en un municipio asturiano". Esta farmacia sería la de Lugones, a la que está vinculado familiarmente Coque Montero, una de las personas que fue detenida en el marco de esta investigación. Si bien, de esa farmacia, según ha podido saber este periódico, la Policía Nacional no se llevó ningún medicamento en el momento del registro. La red se extendía a países como Colombia,_Venezuela, Chile o Bielorrusia, países de origen de los ciclistas, y ello ha hecho que está operación sea "la primera operación antidopaje realizada conjuntamente entre la Policía Nacional y la Ameripol".

De hecho, todo comenzó al otro lado del charco, como también había adelantado este periódico y como ayer corroboró la Policía:_"La investigación comenzó al recibir información procedente de Ameripol sobre la posible existencia de un grupo organizado formado por personas y deportistas vinculados al mundo del ciclismo. Principalmente, esta organización ubicada en Asturias estaba especializada en la adquisición, almacenaje y distribución de medicamentos ilegales, entre ellos dopantes"._Al cruzar los datos las dos policías y comprobar que en el equipo ovetense corría un ciclista que había aparecido también en la investigación americana se comenzó a cerrar el círculo.

 El siguiente paso clave fue "una bolsa arrojada a un contenedor". Los agentes se incautaron de una bolsa que había sido arrojada previamente en un contenedor por varios de los integrantes del equipo investigado. Tras recuperar la bolsa abandonada y mirar su contenido se intervinieron diferentes ampollas de productos ilegales, jeringas, agujas y cajas vacías de sustancias utilizadas para mejorar el rendimiento deportivo. Esto permitió a los investigadores profundizar en las pesquisas que estaban realizando.

Fue entonces cuando se comenzaron a pinchar teléfonos y se procedió al registro y escaneado de paquetería. Eso permitió a la Policía saber que los medicamentos ilegales con los que traficaban eran remitidos a Madrid desde Asturias. Una vez en la capital, una persona se encargaba de recibirlos y distribuirlos aunque, "en ocasiones uno de los ciclistas implicados realizaba entregas en mano a otros deportistas en su propio domicilio".

El hilo del que fueron tirando los investigadores permitió a los agentes saber que "la red tenía un alto grado de sofisticación y especialización, pues contaba con pisos destinados a la vivienda de los ciclistas que se habían convertido también en el lugar de suministro y distribución de los productos dopantes entre los deportistas". Dice la Policía que los implicados "empleaban un leguaje propio con palabras clave en las comunicaciones, por ejemplo utilizaban la palabra 'vainas' cuando querían referirse a dosis, 'gas' para evitar nombrar a los propios medicamentos dopantes o 'eso' cuando quería decir inyectables".

Estos productos  incautados durante el registro eran insulina, hormona del crecimiento, testosterona y vitaminas inyectables. También se llevaron varios teléfonos móviles y material informático.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.