02 de diciembre de 2019
02.12.2019

El derbi se queda en Mareo

l El Sporting juvenil se impone con contundencia ante el Oviedo l Los rojiblancos siguen invictos esta temporada en la categoría

02.12.2019 | 00:58
Los jugadores del Sporting celebran el segundo gol de su equipo, ayer, en Mareo, ante el Real Oviedo.

El Sporting de División de Honor no quiso dejar las cosas para el final y pronto puso la directa. Al descanso, los rojiblancos ya vencían por tres a cero en un partido en el que los azules solo plantaron cara en los primeros veinte minutos. Avisó primero el equipo de Sergio Sánchez, que continúa invicto en lo que va de Liga, con un tiro al palo de Tejón. Tras varias intentonas de los locales fue Álvaro quien acertó a abrir el marcador tras un pase de Marcos, quien aprovechó su velocidad para driblar en carrera a dos oponentes carbayones antes de encontrar al "9" de su equipo, que solo tuvo que empujarla.

Los visitantes intentaron meterse en el partido, pero Javi, con dos buenas paradas, impidió los tantos de Álex y Antón. Izán tuvo de nuevo una oportunidad de empatar el encuentro, pero se topó otra vez con Javi. Antes del descanso llegarían dos goles más para el Sporting. El primero de ellos tras un penalti sobre Álvaro, el mejor de los gijoneses ayer en Mareo, que transformó David Fernández al engañar al cancerbero visitante, Sabino.

El tercer gol fue obra de Íñigo, quien tiene que agradecer a su compañero Álvaro la pausa y la protección de balón propia de un jugador de su envergadura. Con el resultado abultado de 3-0 se llegó al descanso. El Sporting había logrado ya una renta suficiente y había enviado dos balones a la madera poniendo el miedo en el cuerpo al equipo azul, que veía cerca una goleada ante su máximo rival.

Los locales, segundos y en la lucha por alcanzar en la tabla a un intratable Celta de Vigo, comenzaron los segundos 45 minutos con un poco más de calma y mirando de reojo el marcador. Aún así, y quizás por la necesidad de cambiar las cosas de los visitantes, los rojiblancos tuvieron una y otra vez oportunidades que fueron desperdiciando a cada paso. Tenían ansia por marcar los de Sergio Sánchez. Tuvieron en la mano poder hacerse con una victoria más contundente, pero Álvaro, muy bien durante todo el partido, desaprovechó un mano a mano ante Sabino que él mismo se había fabricado.

Hasta el final del partido hubo detalles de la calidad que atesoran uno y otro bando. Los locales siguen con su buena marcha en Liga, no conocen la derrota y miran de cerca el primer puesto. A los azules no les va mal. Son cuartos en la tabla y pueden aspirar a más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes