DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos décadas del nuevo Tartiere

El campo oviedista, inaugurado hace 20 años, acogerá el domingo su sexto partido de rivalidad, el primero a puerta cerrada

Borja Sánchez, entre Javi Fuego y Carmona -de espaldas- en el último derbi del Tartiere.

Borja Sánchez, entre Javi Fuego y Carmona -de espaldas- en el último derbi del Tartiere. JUAN PLAZA

El partido entre el Oviedo y el Sporting será el primero de rivalidad que se dispute a puerta cerrada en el nuevo Carlos Tartiere, campo que precisamente este año celebra su 20.º aniversario. Lo hace además en una temporada en el que la que tiene una nueva denominación, tras el acuerdo alcanzado por el club con la empresa asturiana Natural Mining Resources (NMR) para que el nombre de la compañía dé apellido al estadio. De esta forma, el campo se llamará durante la campaña 2020-21 NMR Carlos Tartiere. A cambio de ponerle un apellido comercial al campo, el club obtiene unos ingresos extra, una práctica llamada "naming" en jerga anglosajona.

El nuevo Carlos Tartiere fue inaugurado oficialmente el 20 de septiembre de 2000 con un partido amistoso entre el Oviedo y el Partizan de Belgrado, encuentro que concluyó con victoria del equipo balcánico por 0-2, aunque tres días antes ya se había hecho de forma oficiosa en un partido de Liga de Primera División entre el Oviedo y Las Palmas.

El primer gol en este estadio lo anotó el jugador de Las Palmas Jarni de penalti y el encuentro concluyó con empate a dos goles.

Desde esa fecha, el campo oviedista acogió sólo cinco derbis, y el del domingo será el primero a puerta cerrada. Sin embargo, no será el primer partido que se dispute sin público en las gradas, ya que en la temporada 2013-2014 el Oviedo tuvo que jugar en el Carlos Tartiere la segunda parte del partido ante el Racing de Ferrol. Fue el 16 de enero de 2014.

Un mes y medio antes, el encuentro entre ambos equipos había sido suspendido al descanso, con ventaja del Oviedo por 1-0 y con los azules en inferioridad, ya que Cervero había sido expulsado en el tramo final de esa primera mitad. Esa segunda mitad en un Tartiere vacío, el Racing de Ferrol consiguió dos goles en esos 45 minutos que le sirvieron para darle la vuelta al marcador y llevarse la victoria por 1-2.

Todos los derbis del nuevo Carlos Tartiere se disputaron en Segunda División y en el primero de ellos, en la temporada 2001-2002, se produjo la única victoria del Sporting. Fue por 0-2 en un partido muy bronco que acabó con tres expulsados, Onopko, por parte de los azules, y Dorado y Juan, por los rojiblancos. Lozano y Villa fueron los autores de los goles del Sporting en lo que fue la primera derrota de los azules en su campo esa temporada.

El partido de la siguiente temporada, 2002-03, tuvo todos los ingredientes de un encuentro de la máxima rivalidad: goles, emoción y mucha polémica, dos penaltis, una expulsión (Pablo Alvarez), una avalancha y la invasión del césped por los aficionados al final del encuentro.

El árbitro del partido, Delgado Ferreiro, no reflejó en el acta ni la avalancha ni la invasión del césped por los aficionados , aunque sí el lanzamiento de objetos y la circunstancia de que uno de ellos -un bote de aluminio- impactó en la cabeza de Yago. Por este motivo, el Comité de Competición decidió el cierre del Carlos Tartiere por incidentes graves de público, lo que obligó a los azules a jugar el último partido de Liga en el Suárez Puerta de Avilés ante el Levante.

En el terreno deportivo, el Oviedo se llevó la victoria por la mínima, 2-1, con goles de Geni y Oli, mientras que Villa marcó el de los rojiblancos.

La estadística de los cinco partidos de rivalidad disputados en el Carlos Tartiere es favorable a los azules, con tres victorias, una derrota y un empate. Se da la circunstancia que los tres triunfos de los oviedistas fueron siempre por idéntico marcador 2-1, mientras que la pasada temporada se registró el único empate sin goles en el marcador.

Compartir el artículo

stats