Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En busca del reino mundial del sambo

El langreano David Fernández, campeón nacional, aspira a lo más alto: "Voy a por las medallas"

David Fernández, con su medalla de oro del Campeonato de España.

David Fernández, con su medalla de oro del Campeonato de España. D. F.

El sambo es un arte marcial moderno de origen soviético, que combina técnicas del judo o la lucha libre, y que apareció hace tres lustros en la vida de David Fernández. Este langreano de 32 años, que con apenas seis ya practicaba judo junto a Julio Baragaño en el club Cedelan, ha explotado ahora en una modalidad en la que reina en su categoría en España. El pasado fin de semana, en La Manga (Murcia), se alzó con su cuarto título nacional consecutivo en su categoría, la de más de 100 kilos. Y ahora quiere más. En un par de semanas afrontará el mundial, que se disputará en Serbia. "Voy a por las medallas. Ese es mi objetivo", señala.

David Fernández disfrutó de la experiencia de volver a competir casi diez meses después. El nacional de sambo fue la primera competición de deportes de contacto en celebrarse. "En el tapiz fue todo igual, pero sí que tenía el temor del ritmo competitivo, que es algo que pierdes muy fácil", comenta este langreano, que lleva diez años afincado en Valencia. Lo que sí le sorprendió, y una de las diferencias que notó en la competición fue la actuación arbitral. "Llevaba mascarilla y un silbato electrónico. Y además hubo un cambio en el aspecto de que no podía tocarnos para marcar pasividad o una técnica, y tenía que ser todo por medio de gestos", afirma.

Pero ni la pandemia pudo frenar a David Fernández, que sigue triunfando en una disciplina que le apasiona. "Lo que más engancha del sambo es la libertad de movimientos. Con el tiempo en el judo se han prohibido ciertas técnicas. Es un deporte de contacto, en el que valen muchas que en otras no, y que se hace muy chulo practicarlo", afirma.

La competición del Campeonato de España se celebró con medidas de seguridad muy estrictas. Con la sensación extraña de volver a competir después de muchos meses, pero con la satisfacción para David Fernández de poder mantener su corona nacional. Ahora, del 4 al 9 de noviembre en la localidad serbia de Novi Sad, confía en mejorar el séptimo puesto del último Mundial, y que es su mejor marca hasta la fecha.

"Va a ser un poco raro, porque seguramente falte algún país, pero no deja de ser un Campeonato del Mundo, están los mejores, y todos los participantes van a muerte", explica Fernández "El objetivo es intentar sacar medalla, sí que es verdad que depende un poco el factor suerte en el sorteo, si de primeras te toca algún rival de los países soviéticos, que son los más duros, se pone todo más cuesta arriba", comenta sobre las posibilidades de mejorar el séptimo puesto logrado el año pasado en Corea.

El covid-19, como al resto de deportistas, le ha afectado en un año sin apenas competiciones. Pero al menos, en Valencia, pudo trabajar mejor que sí estuviera en otras comunidades. "Nos permitieron entrenar primero, y sí es verdad que en el nacional pude tener algo más de ventaja que otros rivales", cuenta.

El sambo le ha ayudado a David Fernández a encontrar una vía para explotar su potencial. Este deportista langreano estuvo cerca de colarse en unos Juegos Olímpicos en el judo, pero se quedó sin plaza. El sambo, por el momento, no es un deporte olímpico, pero ya ha dado algún paso para serlo. "Por el momento ya ha entrado dentro del Comité Olímpico, pero para que lo acepten queda todavía. Quizás si hubiera unos Juegos Olímpicos en un país soviético, sí que entraría por invitación, pero por el momento disfruto compitiendo sin pensar en eso", señala Fernández, que también tiene en su palmarés un bronce europeo que logró en el año 2017.

Compartir el artículo

stats