Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otro Davo que cae bien en el Langreo

“Estoy más a gusto incluso de lo que esperaba”, dice el mierense

Davo, en el partido frente al Burgos. | David Gato

Davo, en el partido frente al Burgos. | David Gato

De una temporada a otra, el Langreo perdió a un Davo (13 goles en 27 partidos) y ganó a otro que, jugando en la banda derecha del ataque, está aportando mucho al buen comienzo de temporada del equipo azulgrana. David Fernández García (Mieres, 7-10-1999) ha caído de pie en una

“Estoy muy a gusto en el Langreo, más incluso de lo que esperaba, por el cambio y la rivalidad”, explica Davo, al que le va todo rodado deportivamente: “Desde el primer momento noté una confianza tremenda del cuerpo técnico”. Tanta que incluso, pese a ser un recién llegado, pudo inaugurar su cuenta goleadora con un penalti frente al Valladolid Promesas: “Ya había ensayado entrenando y sabía que lo podía hacer bien. Es una cuestión de confianza”.

La confianza que él tiene en un equipo que ha sorprendido por su inicio de Liga: “Para mí no es una sorpresa porque veo las ganas y la actitud en los entrenamientos. Hubo partidos que se pudieron decantar para cualquier lado, pero nos salieron bien, salvo en Luanco. La clave es que en esta plantilla no hay ningún ego, vamos todos a una”. Y Davo se siente ya uno más, pese al cambio de categoría: “Juego igual de a gusto que en Tercera. La única diferencia que noto es por el nivel de los rivales”.

Pese al segundo puesto en la tabla, Davo tiene muy claro el objetivo. “Es mantener la categoría y, a partir de ahí, mirar hacia arriba. Todavía no acabó la primera vuelta y si pierdes tres partidos seguidos te metes abajo. No podemos confiarnos porque ahí están la Cultural y el Numancia, que pincharon varias veces. Es un grupo muy equilibrado, hay mucha igualdad”.

Una prueba, la primera derrota en Miramar: “Entramos mal al partido y nos cogieron todas las segundas jugadas. Tuvieron la fortuna de meternos un gol, se encerraron y, como el campo no estaba bien, nos dificultó la circulación del balón y no llegamos con claridad”. Y añade: “Es normal perder. Veníamos de un parón, que se nota mucho porque en casa no puedes mantener el ritmo”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats