Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sergio García, más pólvora para el nuevo proyecto del Real Avilés

“Soy vertical, rápido y siempre metí goles”, afirma el futbolista, componente del Oviedo que subió a Segunda

Sergio García, durante su etapa como jugador del Oviedo

Sergio García, durante su etapa como jugador del Oviedo Lof

El director deportivo del Avilés, Jorge González Rojo, “Astu”, asegura que el club blanquiazul se está esforzando en no parecer un recién ascendido a Segunda RFEF. Fichajes como el que confirmó ayer, el del atacante Sergio García (Zamora, 8 de agosto de 1989), refuerzan esa impresión. El futbolista zamorano, con una amplia experiencia en la ya extinta Segunda B, viene para ofrecer movilidad, velocidad y gol a la ofensiva realavilesina.

Sergio García llega procedente del equipo de su ciudad natal, de Segunda B, categoría en la que acumula 318 partidos y 53 goles. También se estrenó más arriba, con ocho partidos y un gol en Segunda División y un debut en Primera con el Valladolid.

El conjunto pucelano, particularmente su filial, fue el punto de partida de su trayectoria futbolística tras abandonar las categorías de formación. Posteriormente pasó por Salamanca, Zamora, Real Oviedo, Cartagena, Toledo y nuevamente Zamora.

Los aficionados asturianos, especialmente los del Oviedo, se acordarán de él como uno de los componentes de la plantilla que conquistó el ansiado ascenso a Segunda División. En el partido de ida de la eliminatoria decisiva ante el Cádiz, además, estrelló en la madera un potente lanzamiento de lejos. Su papel habitual en el conjunto azul era el de salir como revulsivo en el transcurso de los encuentros.

Los técnicos del Avilés confían en que Sergio García pueda complementarse bien con el otro delantero, el goleador Natalio, ya que puede actuar también como extremo y como mediapunta.

Tras confirmarse su regreso a Asturias, Sergio García aseguró que “el proyecto es ambicioso, me llama la atención, y por eso he decidido aceptar la oferta, puede ser un club importante para seguir dando pasos adelante”. Esa ambición y ese crecimiento es lo que percibido el delantero en la conversación que ha mantenido con el nuevo entrenador blanquiazul, Chiqui de Paz. Sergio también sabe que “el club ha cambiado de dueños y eso también es algo interesante, que la masa social se vuelva a unir al club, que vuelvan a ir al campo. Nosotros tenemos que darles resultados”.

García se define “sobre todo, como un compañero, ser buena persona dentro del vestuario es fundamental. Como futbolista soy vertical, rápido y, aunque el año pasado no tuve ocasión de meter gol, todos los años metí”.

El nuevo jugador del Avilés tiene todavía fresca en la memoria su etapa en el Oviedo. “La primera temporada fue un poco complicada, no nos metimos en play-off, pero la segunda fue para el recuerdo, no se me va a olvidar en la vida, con ese final feliz”.

De aquella época va a coincidir en el vestuario del Avilés con Nacho López. “Tanto Nacho como los demás son buenos fichajes, es una de las cosas que ha hecho que me decantara”, reconoce el futbolista zamorano.

Sergio García es el octavo refuerzo veraniego del Avilés y se suma a los defensas Estellés, Nacho López y Juanmi Carrión; los medios Ander Vidorreta y Javi Pérez y los delanteros Iago Díaz y Hualde.

Compartir el artículo

stats