DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las joyas del deporte ovetense

Carla González, campeona de España de halterofilia: Un oro al salir de casa

La levantadora ovetense Carla González ganó tres medallas en el Nacional tras ocho días confinada: “Me lo merecía”, dice

Carla González durante un entrenamiento en el gimnasio del Club San Mateo, en el Palacio de los Deportes de Oviedo

Carla González durante un entrenamiento en el gimnasio del Club San Mateo, en el Palacio de los Deportes de Oviedo

En los meses de invierno, el gimnasio que dirige Lodario Ramón en el Palacio de los Deportes de Oviedo es un lugar frío en el que más vale estar siempre activo sino quieres acabar congelado cuando los termómetros bajan hasta los tres grados. En ese gélido ambiente, el Club San Mateo trabaja con un grupo de deportistas que colecciona éxitos a nivel nacional en halterofilia y en deporte paralímpico. Valores del presente y grandes promesas que sueñan a lo grande y a las que Lodario ha conseguido convencer de que, con trabajo, cualquier meta se puede alcanzar. Una de ellas es Carla González, actual campeona de España sub-17 en dos tiempos, y subcampeona en total olímpico y en arrancada.

Carla, que vive en el barrio ovetense de Ventanielles, cumplirá 17 años dentro de nueve días y trata de compaginar sus entrenamientos diarios con los estudios de Primero de Bachillerato. En lo deportivo, su próximo objetivo es el Mundial sub-17, para el que aún se tiene que clasificar, y su gran sueño uno que comparten casi todos los deportistas: disputar alguna vez unos Juegos Olímpicos.

La joven levantadora ovetense cuenta que comenzó en la halterofilia observando a su hermano cuando tenía 10 años: “Mi hermano tenía problemas de equilibrio y nos dijeron que la halterofilia podía ayudarlo, por eso mi madre lo apuntó al gimnasio San Mateo y yo a veces iba a verlo y me dijeron si quería probar”. Le gustó y encima se dio cuenta de que se la daba bien. “Es un deporte diferente, en el gimnasio la gente se lo pasa bien y la verdad es que disfrutaba entrenando”, relata.

“Mi hermano tenía problemas de equilibrio y nos dijeron que la halterofilia podía ayudarlo, por eso mi madre lo apuntó al gimnasio San Mateo y yo a veces iba a verlo y me dijeron si quería probar”

decoration

A los levantadores les toca muchas veces lidiar con ciertos estereotipos, como que el suyo es solo de un deporte de fuerza, cuando en realidad lo más difícil de aprender es la técnica necesaria. “Al principio me costó un poco aprender la técnica porque es un deporte que necesita más técnica que fuerza, hay que aprender las fases de movimiento, cómo tienes que hacerlas y todo este tipo de cosas”, señala la campeona de España.

La hora y media que echa cada día, de lunes a viernes, en el Palacio de los Deportes es llevadero de compatibilizar con los estudios, salvo en momentos puntuales: “En las fechas de los exámenes me cuesta un poco más”, reconoce. Toca organizarse y, además, enseñar cómo hacerlo a su prima, Marta García Fernández, otra destacada levantadora del San Mateo que tiene dos años menos que ella.

“Como todo deportista, el gran sueños es participar en unos Juegos Olímpicos”

decoration

Las medallas que consiguió en el campeonato de España sub-17 disputado el pasado 28 de noviembre tienen un mérito especial por las circunstancias en las que fue capaz de ganarlas. Y es que unos días antes tuvo que confinarse en casa al haber estado cerca de un positivo por covid-19. “Lo había preparado bien, pero cuando fui no me esperaba conseguir medalla porque tuve que estar confinada unos días antes, aun así cuando llegué conseguí el oro y las dos platas. Me lo merecía”, dice. Más concretamente fueron ocho los días que tuvo que estar en casa sin apenas poder entrenarse.

El próximo reto es conseguir una marca que le permita participar en el Mundial sub-17 que se debe celebrar este año, aunque aún no se sabe dónde será. Cosas de la pandemia. “Hay que ir otra vez al campeonato de España y conseguir una marca, va a depender también de lo que se haga en otros países y de lo que hagan otros contrincantes de España”. Su primer compromiso de este curso es una jornada de Liga con su club y luego la Copa de la Reina, que se celebra también por equipos. Dice que, “salvo excepciones”, sus profesores son receptivos con sus compromisos deportivos y son benévolos con ella cuando tiene un fin de semana de competición.

Sabe también Carla González que todo lo que trabaje ahora la puede acercar a su gran sueño: “Como todo deportista, el gran sueños es participar en unos Juegos Olímpicos”. La receta para llegar alto la tiene muy clara porque Lodario se la repite cada día en el gimnasio: “Me dice que tengo que tener confianza en mí misma, ilusión, ser constante y estar motivada porque sin todo eso no lo puedes conseguir”.

Compartir el artículo

stats