DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Radiografía del deporte asturiano en la pandemia: así lo llevan los gimnasios

Los recintos asturianos preparan la reapertura: “Nuestro reto es recuperar los niveles de afluencia de antes de la crisis sanitaria”

Darío Cruz, ayer

Darío Cruz, ayer

Los datos del sector en Asturias son dramáticos. En cifras generales, se estima una pérdida de la mitad de los clientes desde el estallido de la pandemia. Lo peor es el desánimo de muchos de los habituales. Acudir al gimnasio era una forma de vida para ellos. Ahora, con el coronavirus casi en cada esquina, los recintos vuelven a estar cerrados a la espera de nuevas órdenes sanitarias y los deportistas trabajan desde casa. Aunque muchos de ellos no volverán por miedo al virus, al menos a corto plazo. Pese a tener mucho en contra, parece verse la luz al final el túnel en la vida de los gimnasios.

Y es que, desde la llegada del virus, los recintos asturianos han ido prácticamente a la par que la hostelería. Acumulan ya tres cierres. Habrá negocios que se vayan a pique. Otros luchan por mantenerse al pie del cañón. Pero la actividad en los gimnasios ha dado un vuelco total. Lo corrobora un simple vistazo al Go Fit, ubicado en el barrio de Montecerrao, que es uno de los recintos deportivos con más afluencia de la región. Su situación es similar a la de otros gimnasios asturianos que preparan la vuelta a la actividad. Su interior se parece ahora un laboratorio. La imagen del recinto sirve de radiografía de los gimnasios asturianos: geles, purificadores del aire o mamparas que protegen las bicicletas estáticas o las cintas de correr constituyen el paisaje.

Los gimnasios, como si fuesen laboratorios

La mayoría de los gimnasios están en el mismo barco y han tomado medidas similares. “Para el agua hemos implementado un sistema de desinfección y purificación llamado electroporación. Crea cloro de forma natural y permite un agua libre de virus y bacterias sin aditivos químicos”, explica Darío Cruz (Cuevas de San Marcos, Málaga, 1984), director de operaciones de Go Fit de la zona norte de España y de Canarias.

El malagueño, afincado en Asturias desde hace cuatro años, está en contacto continuo con otros gestores de la región y de toda España. “La situación es complicada, como en casi todos los sectores. Ha habido momentos de desesperación, pero en general ahora veo muy buen ambiente para luchar y estar preparados para abrir cuando la situación lo permita. El deporte es superación, y en ello estamos. El reto de los gimnasios es recuperar la afluencia de clientes previa a la pandemia”, explica Cruz.

La mayoría de los gimnasios asturianos apostaron por la actividad a distancia para mantener activos a los clientes durante los cierres. “Los habituales de los gimnasios son responsables, conocen la situación actual y se toman con filosofía las medidas. Notamos una buena respuesta y muchos están deseando volver. La actividad física es primordial y esencial para la sociedad y tuvimos mucha demanda pese a los cierres porque los clientes quieren mantenerse activos”, recalca el malagueño, que también tuvo que instalar máquinas purificadoras del aire en todas las estancias de su gimnasio.

Los centros deportivos, junto con la hostelería, son sectores que han resultado muy castigados debido a los cierres y prohibiciones que se han llevado a cabo por parte de las autoridades para tratar de frenar la pandemia. “Está claro que las medidas se toman de una forma lógica y estudiada. Si lo hacen, será por algo. No nos queda otra que acatar”, finaliza Cruz.

Compartir el artículo

stats